Por fin se logró la tan anhelada victoria. Por fin el Corona retumbó como no lo hacía en un tiempo. Por fin Diego Cocca festejó una victoria con este equipo. Santos Laguna logró hoy una goleada sorpresiva ante un Cruz Azul ápatico, que salvo por David Villa pareció que sólo vino a cumplir el trámite de jugar y a quienes nunca se le vio con urgencia por terminar con la racha negativa que tienen en juegos de Liga en Torreón. La mala nota la dió la violencia que se volvio a presentar en la tribuna, en gran medida provocada por los roces que se dieron en el campo de juego.

Los albiverdes iniciaron con una novedosa formación para no perder la costumbre en la era Cocca. Con el Pony Ruiz jugando retrasado y delante de el Peralta y Quintero, se tenía duda sobre sí el equipo extrañaría la presencia de Benítez. Todo lo contrario. Por fin se vio algo diferente al ataque y no solo la dependencia a los balonazos largos y que algún moreno la agarre. El gol tempranero de Darwin fue el elixir ansiado que buscaban los jugadores locales para tocar la bola con menos presión, para sacudirse la malaria. Dicha anotación no solo logró que los Guerreros se sintieran menos apurados, también mató cualquier idea táctica que el profe Meza halla dado a sus pupilos en el vestidor. Con el gol encajado casi todos los celestes se dedicaron a caminar por la cancha, excepto por David Villa, que demostró lo que significa ser un jugador profesional, caso contrario al de Hugo Droguett a quien se le notaba que hasta las calcetas le pesaban.

Ante un cuadro que prácticamente entrego el juego después del segundo gol recibido es muy difícil hacer un balance sobre el fútbol practicado. Se rescata la ambición mostrada por todos los jugadores, la concentración con que salieron al campo y la bendita definición que por fin llego a las huestes santistas. Se notó algo del trabajo de Cocca, tanto en el once inicial como en los movimientos de sus dirigidos en la cancha. El equipo no bajo los brazos en todo el encuentro y aunque en ocasiones se le otorgó demasiado el manejo del balón a los apáticos cementeros, en esta ocasión la defensiva no fue requerida y cuando se les exigió lo hicieron de manera aceptable. Se nota cada vez mas un mejor entendimiento entre los jugadores y es de llamar la atención que se lograron 3 anotaciones sin Ludueña ni Benítez.

Queda mucho trabajo aún , pero se nota que lo quieren hacer. El equipo mostró hoy que están al 100% con Diego Cocca, echando por la borda los rumores sobre tenderle la cama al técnico. El descanso en la Liga le vino de maravilla al todos en el Club, que seguramente disfrutaran al máximo esta victoria. Se la merecen. Y una mención honorífica para la afición que casi llena el Corona a pesar del mal momento santista, del béisbol y hasta del próximo concierto de Luis Miguel en Torreón.

 

Lo bueno: La victoria, ¡al fin!

Lo destacado: La entrega de los santistas durante los 90 minutos.

Lo malo: La expulsión de Quintero, que seguramente lo mandará al menos un par de juegos a la congeladora.

Lo peor: La actitud de muchos cruzazulinos, que no se entiende como pueden llamarse profesionales del fútbol.

Lo deleznable: La violencia en la cancha y lo que es peor, en la tribuna.

Mejor jugador: Chema Cárdenas. Cuando parecía que no había quien se echara el equipo a los hombros ante la ausencia de Ludueña, llego el Chema y dio uno de sus mejores juegos como santista.

El dato: Santos Laguna alarga la racha que tiene sobre el Cruz Azul, que desde el 2002 no logra derrotar al conjunto lagunero en juegos de Liga en Torreón.

 

¡A trabajar, Guerreros que toca contra el Campeón!

awante!

 

bernardo.ortiz@digifut.com

@berortiz

foto|mediotiempo