De nueva cuenta ante un rival que no opuso mayor resistencia, Santos Laguna vuelve a alegrar a su afición y mantiene con vida la pequeña llama que significa la Liguilla al vencer en el Nuevo Corona a un Puebla que dicho sea de paso, no presento ningún argumento para llevarse siquiera un punto de la Comarca.

Ambos conjuntos llegaban aún con posibilidades matemáticas de calificar, pero fueron los laguneros quienes demostraron hambre de triunfo, esa que parece les esta exigiendo Diego Cocca a sus dirigidos. Y hablando del estratega argentino, esta fue su primera ocasión que logro repetir alineación desde que llego a dirigir a los Guerreros. Al parecer los jugadores han logrado demostrar con resultados que la idea futbolística de Cocca está para dar puntos y poco a poco comienza a ganarse adeptos. Aún falta por demostrar ante rivales importantes -y completos- de que esta hecho el pampero, pero por el momento ha logrado enderezar una nave que parecía iba sin timón a la deriva.

Desde el comienzo del partido se noto a un Santos Laguna agresivo, dispuesto a entregarse para no dejar ir mas unidades en casa. Y quien comandó la ofensiva guerrera fue uno de los jugadores mas rumoreados para abandonar la causa santista: Daniel Ludueña. El cordobés nos volvió a dar uno de esos juegos a los que nos acostumbró, anotando los dos primeros goles, –el segundo de ellos de una manufactura exquisita– y convirtiéndose en el referente del ataque albiverde. Que deleite ver jugar así al Hachita, esperemos que este también sea su repunte y el comienzo de una revancha profesional, sin salir de este club.

Lamentablemente el Hospital Santos Laguna recibe a un paciente más. Oribe Peralta sufrió un problema muscular y esto dio cabida a la reaparición de Benítez, quien recién iba saliendo del mismo lugar. Y el moreno entro e hizo lo que sabe, anotar. Aún se le nota con falta de ritmo y algo desubicado pero es una excelente noticia tenerlo de regreso y anotando para volver a ganar confianza.

La cereza en el pastel en la goleada lagunera la puso el canterano Jaime Toledo, que recibió una bola, se acomodó y saco de la zurda un tremendo disparo que sorprendió a todo el Corona. Un golazo que nos demuestra que darle más minutos a los prospectos es parte del proceso para crecer y volverse un Club exitoso. Por cierto en este tema Santos Laguna es el único equipo restante en completar la mínima de minutos de menor exigida por reglamento. Por enésima ocasión.

El objetivo se cumplió. Se ganó a un rival que se pensó vendría con una actitud mas ambiciosa; para beneplácito de Diego Cocca no fue una victoria “como sea” pues juego a juego se notan mas acoplados los jugadores al estilo del sudamericano.

 

Lo bueno: Nuevamente Santos muestra una actitud ganadora. Incluso ya da de que hablar el estilo “Cocca”, donde se toca y se toca y se toca…

Lo destacado: Con el triunfo se mantienen las aspiraciones de calificar. No solamente de terminar dignamente este torneo, aun hay esperanza de ir a la postemporada.

Lo malo: otro jugador más que se va al hule. Oribe Peralta salió lesionado y en la semana sabremos si es de consideración.

Mejor jugador: aquí he criticado bastante a Daniel Ludueña. Debo reconocer que este ha sido su mejor juego de la temporada; sólo espero que se mantenga en ritmo y siga dando razones para admirar su extraordinario juego.

El dato: la ofensiva santista ha despertado. En los ultimos 3 juegos han anotado 8 goles, cuando hasta la jornada 11 apenas sumaban 10.

 

Los Guerreros se juegan todo este sábado frente al Guadalajara. Que sigan por el camino ascendente.

awante!

 

foto|mediotiempo