Santos Laguna ha tenido ya una semana en Mazatlán, donde los reportes nos cuentan que el trabajo físico de pretemporada ha sido bastante exigente, con triples sesiones que inician desde las 6.30 am. He leído que Aarón Galindo ya entrena al parejo de sus nuevos compañeros y el joven Ibánez apenas reportó hoy con el grupo. Recién comenzando esta semana se da como un hecho en diferentes medios y redes la llegada del Santiago Hoyos (ARG) como refuerzo para la zona defensiva y al parecer con este fichaje se cierran las contrataciones del club para encarar el Apertura ’11 y la Ronda Preliminar de la Liga Campeones de CONCACAF.

Dadas las bajas que todos conocemos, ¿Los jugadores que llegaron cubren el hueco dejado por los ex-albiverdes? La respuesta simple y obvia es NO. Simple y obvia porque no podemos dejar de lado que se han ido tres titulares indiscutibles y al menos otros 3 que lo fueron en procesos anteriores. De los recién llegados, sólo Osmar Mares y Christian Suárez tuvieron actividad regular en sus conjuntos durante el pasado torneo. Mares fue titular indiscutible con San Luis mientras que Suárez tuvo una actividad regular con el descendido Necaxa.

Donde no se sí reír o llorar es con el siguiente dato: Entre Cesár Ibáñez, Carlos Ochoa y Aarón Galindo acumulan en el último torneo 168 minutos en el terreno de juego. 168 minutos! Menos de tres horas! Es el tiempo que me toma un viaje ida-vuelta de Puebla al D.F.!!! Ibañez sólo ha jugado 14 minutos en Primera División desde el Bicentenario 2010 (y en la última jornada), Ochoa fue requerido para esos 168 minutos el torneo pasado con Tigres y Galindo… bueno, Galindo lleva un año sin jugar. Menudos refuerzos.

Hablando de la zona de definición no se puede comparar la salida de Benítez por casi US$10 millones y el regreso de Ochoa que estaba a préstamo, como tampoco podemos esperar que Christian Suárez llene el lugar del Chucho. La propia cantidad de dinero recibida por la venta del atacante ecuatoriano nos habla del valor futbolístico del mismo, valor que ni Ochoa y muy probablemente ni Suárez logran igualar. Aquí habrá que rezar para que ni Peralta ni Quintero tengan o una lesión o una baja de juego como la vivida el torneo pasado.

Cesár Ibánez, sólo 14 minutos de juego en 2 años.

Y para beneplácito de muchos pero terror de otros, la zona defensiva se verá ultra reforzada: Aarón Galindo y muy probablemente Santiago Hoyos serán quienes junto a Baloy (y ocasionalmente Figueroa) resguarden la retaguardia albiverde, esa que se vio tan frágil en bastantes juegos del torneo anterior. Lo que no se puede pasar por alto es que ambos defensores representan una incógnita, pues entre que uno viene de un año sábatico forzado el otro aún tiene que superar la famosa adaptación que todo futbolista foráneo vive al llegar al Futbol Mexicano, y especialmente los argentinos.

El cuadro como se esta conformando al día de hoy parece limitado para competir (no digamos campeonar) tanto la Liga como el torneo de CONCACAF. De no darse esa contratación bomba tan esperada por tantos, parece ser que el once titular y la banca santista no serán tan espectaculares como en años anteriores. Al parecer la consigna del Club ahora es tener elementos “que tengan hambre de triunfo”, como si esa premisa no fuera obligatoria para cualquier profesional del balompié. Las frases más utilizada durante la pretemporada por los jugadores ha sido “tenemos que ganarnos el puesto” junto a “tenemos una deuda con la afición”. Esperemos que esos baños de pueblo se vean reflejados con una entrega al máximo durante los 90 minutos de juego.

A la espera de alguna sorpresa, seguimos pendientes de este trabajo preliminar al Clausura 2011.

awante!

 

twitter: @berortiz

foto|elsiglodetorreon