El pasado miércoles 15 el Presidente del Santos Laguna se reunió con mas de 80 abonados que fueron elegidos al azar para tener una plática con la finalidad de que esa pequeña muestra de la afición santista expresará su sentir con respecto a diversos aspectos del equipo. Dicha reunión también pudo seguirse EN VIVO por Internet. Ya con anterioridad se había dado un encuentro similar con tuiteros que se ganaron la oportunidad de acudir al Auditorio del Territorio Santos Modelo al participar en una dinámica para escogerlos que llevo a cabo la cuenta oficial del Club en Twitter.

Antes de tocar algunos temas que pude escuchar (yo la seguí por TwitCam), quisiera hacer hincapie en que no he sabido ni leído ni escuchado de algún equipo de la Primera División que tenga o haya tenido un acercamiento de este tipo con su afición, que si bien no está totalmente representada (es mínima la proporción de aficionados en Twitter y quizá sea la mitad quienes cuentan con abono), si es de aplaudirse la intención. El que Alejandro Irarragorri se presente casi frente a frente con aficionados habla bien de él, de una apertura que debe ser aprovechada y que de acuerdo con la dirigencia podría repetirse. Lo que a juicio personal me intriga, es la cantidad tan baja de personas conectadas para seguir dicho encuentro a través de Internet: menos de 100 personas. Sí tomamos en cuenta la cantidad de seguidores tanto de @irarragorri (12770+) y @clubsantoslagun (20480+) pues no queda más que lamentar tan poca participación. Luego salimos a decir que “el club no nos escucha”.

Uno de los puntos que consumió la mayor parte del encuentro fue la intención del Presi por hacernos entender como esta diseñado el equipo para la próxima temporada, valiéndose para ello de diapositivas que presentaban el parado del equipo en “cuadrantes” y “numeros o posiciones”. No muy complejo, pero algo forzado. Sí bien se dice que todos somos Directores Técnicos, salía sobrando tanta pompa al mencionar , por ejemplo, que “Salinas entra en el cuadrante 4 pues la salida de Arce que es un 8 le da la oportunidad a Ludueña que cumple las funciones de un 7, 8, 9 y hasta 11” (¡?) Demasiado ruido y pocas nueces. El aficionado promedio quiere un equipo que gane y meta goles, que defienda bien y que luzca, vaya, que deje todo en el terreno de juego. Lo táctico se queda para los analistas, que a mi juicio, son los menos. Y antes que me vuelvan a llamar negativo, les dejo claro: la intención (el fondo) es buena, la explicación (la forma) fue a mi gusto tediosa. Tanto lo fue, que la participación de los abonados no fue tan extensa como se supondría.

Entre que el Presi seguía con los esquemas y las gráficas, saltaban (literal) algunos invitados para preguntar a Irarragorri por tal o cual jugador: que sí Ludueña, que Morales, que Cárdenas, entre otros. Unos le demandaban al dirigente explicaciones del porque continuar con jugadores que no salen del hoyo en que cayeron hace dos años, otros del porque cambiar de decisión al sacar de la lista de transferibles a Morales, etc. Las respuestas del mandamás santista fueron uniformes, manteniendo una misma filosofía para todos esos jugadores increpados: CONFIANZA Y COMPROMISO. Alejandro aceptó que todos los mencionados estaban en deuda con el club y con la afición (en ese orden), pero que la dirigencia había optado por destacar el valor humano de cada uno y se les dará una última oportunidad. La frase llegadora de Alejandro Irarragorri fue “la percepción no es la realidad”, es decir, todos (incluyéndose el mismo) vemos a Ludueña en pésimo ritmo físico y con un nivel de juego muy pobre, pero la realidad es que el jugador-persona puede tener un problema con la familia que le impide mostrarse al 100%. ¿Están ustedes de acuerdo con eso? Yo no, pero me quedaré con las ganas de opinar, (por el momento) pues este post es POSITIVO.

Se hablo de la necesidad de reforzar todo el aparato defensivo, para evitar sufrir como la temporada pasada. De ahí la decisión temeraria del Club por contratar a Aarón Galindo, pues nuevamente y en un derroche de sinceridad, Irarragorri aceptó (dicho por él) “que Aarón genera muchas dudas (a corto plazo) y por eso se esta buscando otro central”, pero se cuidó bastante de mencionar el nombre. Al día de hoy seguimos sin confirmación oficial de que Hoyos sea el mencionado refuerzo. ¿Contratar a un jugador para suplir a otro recién contratado que no te da seguridad? No entiendo, pero hay que darles el beneficio de la duda.

Esta claro que en este momento el Club esta viviendo una revolución, pequeña sí, pero revolución al fin. Los que toman las decisiones ya no quieren depender de un solo jugador (por eso no llegaron jugadores bomba, de acuerdo a Irarragorri) sino que desean hacer de Santos Laguna un equipo que dependa más del colectivo que de las individualidades. Han aceptado que las Fuerzas Básicas no han producido como se esperaba de ellas pero ya están realizando ajustes. Están buscando la manera de hacer que el Nuevo Corona tome el peso y protagonismo de su vetusto antecesor. El protagonista de la velada (al final los abonados estaban más entusiasmados por la rifa de pases para el Mundial Sub-17 que en la reunión) nos dejo bien claro que la actitud de Santos frente a sus jugadores en un mal momento no es la de castigo, sino que prefieren infundir un “liderazgo por convicción”. Por el bien del mismo Club y para satisfacción de toda la afición, espero que se le den las cosas como las tiene planeadas al Presidente y por ende a nuestro Club. SÍ, NUESTRO EQUIPO.

awante!

twitter: @berortiz

foto|diariomexico