Los Guerreros del Santos Laguna consiguieron el objetivo de clasificarse a la fase de grupos del torneo de Campeones y Subcampeones de la CONCACAF al imponerse en el marcador global 4-3 al Olimpia de Honduras, tras haber perdido 2-1 en el partido de vuelta en la capital hondureña.

Me queda muy claro que Santos fue a conseguir el resultado, fue a no desgastarse, a conseguir un marcador que le permitiera avanzar sin esforzarse demasiado y poder así seguir encarando los dos torneos, sin embargo, se llevaron varios sustos, Oswaldo Sánchez se convirtió en la figura del partido salvando las pifias que cometían los defensores e incluso deteniendo un penal, pero también él tuvo una falla que por poco y cuesta un gol.

Diego Cocca mandó un cuadro alternativo en parte, ya que algunos de los titulares sí iniciaron. Al comenzar el partido parecía que sería un juego agradable con llegadas de ambos bandos, los hondureños comenzaron a tambor batiente pero los nuestros buscaron también el arco rival en los primero minutos, y esto se cristalizó con un soberbio gol en jugada individual de Christian Suárez, quien se quitó a dos defensas y al portero para enviar el balón al fondo de la red. Esto obligaría a los catrachos a meter cuando menos 3 goles para poder igualar el marcador y enviar a tiempos extras, pero a partir de este momento Santos Laguna bajó los brazos y le cedió por completo el balón y la cancha al rival.

Se vieron displicentes, conformistas, erráticos y apáticos, de no ser por las oportunas intervenciones de San Oswaldo el resultado habría sido otro.

Carlos Ochoa se pasó todo el partido reclamando en lugar de jugar, tan así que le costó una tarjeta amarilla. Se veía más alto, más fuerte y por momentos hasta más rápido que los defensores hondureños, pero cuando tenía el balón en sus botines lo que hacía era echarlo para atrás.

La media cancha totalmente perdida, cuando ingresó Juan Pablo Rodríguez se recuperó un poco pero nunca pudieron detener los embates hondureños.

Y la defensa… ah cómo les gusta arriesgar el balón en zona de peligro… tocan y tocan y tocan arriesgando a perder el balón (y así pasó en por lo menos 2 ocasiones) y uno se pregunta, ¿qué no pueden sacar el balón de ahí?, ¿no lo pueden mandar hacia adelante o cuando menos reventarlo?

Poco nos duró el gusto del gol ya que en menos de dos minutos el equipo hondureño consiguió el empate. Se esperaba una reacción de los nuestros pero no se dio, todo lo contrario, el cuadro hondureño estuvo siempre con el balón, creando ocasiones de peligro y manteniendo al Santos Laguna replegado.

Creíamos que Los Guerreros esperarían un contragolpe para matar, pero cuando podían recuperar el balón lo que hacían era tratar de guardarlo o mandarlo hacia atrás.

Para el segundo tiempo, todo hacía suponer que habría cambios tanto de jugadores como del esquema dentro del terreno de juego, pero no, todo siguió igual, Santos Laguna salió nuevamente jugando a defenderse y esto lo aprovechó el cuadro local, aunque con poca fortuna para ellos.

Hubo otra jugada en la que el árbitro anula un gol a Christian Suárez por un fuera de lugar muy apretado, pero fue todo lo que pudieron hacer al ataque.

Con la entrada de Darwin Quintero creímos que se podría dar ese contragolpe, pero no fue así. Fue claro el esquema defensivo que mandó Diego Cocca, pero jugando de esa manera lo más probable es que pierdas, y queremos decirle: “No inventes Cocca, sigue fiel a tu estilo, tienes un cuadro muy ofensivo, no juegues a defender”.

El Olimpia consiguió un penal por una barrida de Santiago Hoyos dentro del área en la que el defensor santista va con los brazos hacia arriba, el balón le pega en el brazo derecho y el árbitro no duda en decretar el tiro penal. Esto hizo que el estadio rugiera, dando la esperanza a los catrachos, pero apareció San Oswaldo para salvar a Los Guerreros rechazando el disparo de Oscar Boniek.

El penal fallado mermó en el ánimo de los hondureños, pero Santos Laguna no quiso aprovechar la situación y cayó el segundo gol hondureño en una desatención defensiva, el tiempo ya no le alcanzó al Olimpia para empatar el marcador global y obligar a los tiempos extras.

Es de destacar la actitud del cuadro hondureño, nunca bajaron los brazos, siempre atacando, luchando durante todo el partido (y dando algunas patadas también), todo lo contrario de los laguneros.

Se consiguió el objetivo de avanzar a la fase de grupos, pero uno como aficionado quiere ver siempre un cuadro ofensivo, que practique un buen futbol y queríamos ver un Santos Laguna avasallador como en los 3 partidos anteriores. No agrada para nada la actitud y la manera de jugar, afortunadamente con lo poco que hicieron y lo mucho que dejaron de hacer se consiguió el pase y ahora ya en el Grupo B, se tendrán que enfrentar al Rapids de Colorado (campeón de Estados Unidos), Real España (campeón de Honduras) y al Isidro Metapan de El Salvador.

El primer juego ya en la Concachampions será en el Estadio Corona el 16 de Agosto recibiendo al Real España y el 24 irán a El Salvador a enfrentar al Isidro Metapan.

Esperemos que esta derrota y esta manera de jugar les haya dejado la enseñanza y no vuelvan a jugar de esta manera.

ANIMO GUERREROS!!!

Contacto vía twetter: @pasionguerrera @napoleonname

 

Foto| Archivo