Todo ha sido miel sobre hojuelas desde la llegada de Benjamín Galindo a la dirección técnica del Santos Laguna, y es que se cumplieron ya 5 partidos de manera continua en que el equipo consigue victoria. Comienzo a entender que en verdad pudo llegar a ser una no tan buena relación del plantel con el anterior técnico, lo que hacia que se llevara un paso un tanto dudoso en las primeras fechas del torneo. Y digo esto porque son los mismos jugadores, pero con un notable cambio de actitud en la forma de juego de muchos, que a mi opinión, no estaban mostrando nada.

Veo el calendario que le resta a los Guerreros (Contando el partido pendiente vs Morelia) y digo: Dios!, mínimo, mínimo 10 puntitos en la bolsa. Claro, manteniendo la esencia que ha venido mostrando el equipo. Algunos pensarán que me paso de optimista, o hasta tonto, pero el torneo mexicano tiene esa tónica diferente a las demás ligas del mundo. Un Apertura 2011 bastante extraño y a la vez emocionante, donde quitando a dos o 3 equipos, todos tienen la oportunidad de quedar entre los 8 primeros… y mas épico aún: entre el lugar 1°, que es Santos, y el 13°, hay solo 6 puntos de diferencia. ¿Interesante no?.

¿Por qué el titulo de esta nota?

Mejor, imposible: Después de tantas dudas que llegamos a tener sobre las posibilidades del equipo en este torneo, desde la llegada del “Maestro” el equipo a tomado un aire bastante positivo. Regresaron jugadores que tenían varios partidos “perdidos”,  caso Ludueña o Carlos Morales. Oribe Peralta se adueño del liderato de la tabla de goleo individual con 8 goles, un torneo que ha sido bastante bueno para el originario de La Partida. Cuenta con la mejor ofensiva, junto a la del Monterrey, ambas con 22 goles a favor, cosa que nos recalca el resurgimiento del hambre de gol en este equipo, que espero y siga así en lo que resta del torneo.

Podemos comenzar a esperar cosas positivas de este grupo, veo a un Oswaldo en una gran forma, a un Guty entregado como siempre en la cancha, un Ludueña que comienza a recordar esos destellos que lo caracterizaban, un Oribe en su mejor forma futbolistica, una zaga sólida con Hoyos y Baloy atrás, y si Darwin sigue aprendiendo a soltar el balón en momentos claves, estamos hablando de un equipo bastante completo y compacto a la hora de jugar.

Espero y las cosas sigan a favor de los albiverdes, ya que espero un cierre bastante cerrado en la parte de arriba de la tabla. En lo personal, poco me interesa ser líder general, pero es bueno seguir cosechando victorias para llegar en una buena forma a la liguilla, sabiendo que el que mejor llega físicamente, es el que más lejos aspira a llegar.

Buena vibra guerreros, sigamos apoyando al equipo con todo… Por lo pronto, nos vemos el viernes contra Estudiantes, que con todo respeto para el cuadro tapatío, no debe ser una punta de tropiezo para acabar con esta racha de victorias, aunque reitero, nuestro fútbol es de sorpresas, pero confió que los guerreros asegurarán una semana más el liderato.

Lenin Aguilera

Twitter @pasionguerrera @leninaguilera