Aún recuerdo aquel día en que me enamoré del santos laguna, yo tenía 4 años tal vez 5, eran los primeros juegos de santos en la 1era división, eran los años en que se empezaba a forjar la historia del club, aquel viejo corona y sus tribunas de cemento con su malla de más de 3 metros, que al celebrar cada gol parecía que iba a caer. Eran los años en donde lo más preciado eran las «contraseñas» para poder conseguir el siguiente boleto, y eran los torneos donde la entrega, coraje y pasión de nosotros la afición guerrera llevó a nuestro equipo a jugar cada partido con uno más en la cancha.

Esos tiempos eran duros para nosotros la afición, tener que ir a dormir afuera de las taquillas tan solo para conseguir un boleto, llegar 4 horas antes de cada partido para poder alcanzar el mejor lugar y claro alcanzar espacio para apartar los lugares a la familia o amigos.

Afortunadamente todo eso quedo atrás, relativamente en poco tiempo se pasó de ser un equipo con problemas de descenso a un equipo protagonista y siempre presentes en liguilla, nuestro SANTOS NACIÓ GRANDE. Llegaron las finales, los títulos, los subcampeonatos, los torneos internacionales, campeones de goleo, y por supuesto para nosotros como afición el título de: «LA MEJOR AFICION DE MEXICO»

Con el pasar de los años llego la incertidumbre, problemas de descenso, la venta del equipo, cuestiones extra-futbol que estuvieron a punto de acabar con nuestro club, pero de todo eso nuestros guerreros se levantaron de las cenizas y como el fénix no supieron de otra cosa que no fuera el ir hacia arriba, coronando el resurgimiento de santos con la inauguración de una nueva y envidiable casa.

Es en ese punto donde creo que nosotros como afición aún no hemos levantado el vuelo, el título de la mejor afición de México poco a poco con pasión, entrega y amor a los colores nos fue «arrebatado» por parte de la afición tigre, hoy tenemos nuestra revancha, hoy tenemos todo para comenzar a recuperar ese título que nos pertenece y que labramos con sudor y esfuerzo en cada partido que vivimos en el viejo corona, no lo ganaremos con violencia, ni con apatía, ese título debemos recuperarlo con apoyo incondicional los 90min. Volvamos a ser los enemigos del silencio, volvamos a cimbrar nuestro estadio, que la porra de tigres sienta que ha entrado a la casa del dolor ajeno, debemos demostrar lo que somos, un equipo que nació grande y que no ha tenido la desgracia de esperar 30 años para levantar una copa.

Guerreros tenemos el mejor estadio, la mejor directiva, y sobre todo el mejor equipo, es momento de recuperar nuestro trono como LA MEJOR AFICION DE MEXICO. 

Foto| Milenio