Hoy llega una noticia que a la mayoria de los Guerreros nos entristece… siempre es duro ver retirarse a un jugador que literalmente se mató en la cancha a cada partido, que dió la vida por sus colores, que nunca se guardo nada a la hora de pelear un balón. Un campeón en toda la extensión de la palabra, ¿Quién mas puede ser? Claro, Walter “El Lorito” Jimenez.

Walter Jiménez nació en Buenos Aires, Argentina el 29 de agosto de 19771, jugó como mediocampista y llego a México en el año 2003 a jugar con los Tiburones Rojos de Veracruz, procedente del Banfield de su natal país. Jugó 3 años en el puerto, jugó 84 partidos en los cuales anotó 16 goles. Después pasó a los Jaguares de Chiapas, donde solamente jugó un torneo (18 partidos) y anotó 6 goles.

Fue en el Apertura 2006 cuándo el “Lorito” llegó a Santos. En ese momento, el equipo comenzaba a tener serios problemas en la tabla porcentual, que se agravaron en ese semestre, pues después de 17 jornadas, Santos Laguna habia terminado un torneo de pesadilla acumulando solo 11 puntos en el fondo de la tabla general. Ese torneo había sido dirigido por 2 DT´S, en primera instancia Wilson Graniolatti, y en segunda Daniel Guzman, que llegaría para salvar al equipo.

En el Clausura 2007, Walter fue pieza clave para el equipo, sobre todo en últimas fechas del torneo, ya que los Guerreros estaban con el agua hasta el cuello en cuanto al tema de la quema porcentual. Jimenez fue titular en todo ese torneo, y anotó en 5 ocasiones, de los cuales 3 fueron durante el torneo y 2 en fase de liguilla. El equipo logro salvarse del descenso en la ultima jornada ganando a Cruz Azul, y eso lo dejaba con 22 puntos y la oportunidad de entrar a la liguilla mediante la ya eliminada fase de “repechaje”. Y al recordar aquel partido de vuelta contra San Luis en el Alfonso Lastras, me invade la emocion al revivir aquel gol del “Lorito” al minuto 92, prácticamente en el ultimo suspiro. Ese gol puso al equipo Lagunero en la liguilla, al quedar el marcador 2-1 en favor a Santos. Se calificó a la liguilla, pero desgraciadamente nos quedamos fuera en cuartos de final, donde Pachuca fue el rival, precisamente, Walter anotó un gol en el partido de vuelta en el Estadio Hidalgo, con lo que Pachuca y Santos empataron a 2 en el global, pero desgraciadamente por la posicion en la tabla avanzaron los tuzos. Así terminaba el primer año de Jimenez con Santos.

Un torneo después, en el Apertura 2007, Santos lograría su mejor torneo regular en su joven andar, consiguiendo el liderato general, y con un Lorito consolidado en el medio campo como uno de los pilares de la construcción de futbol santista.

Walter, eres campeón! Llegó el Clausura 2008, después de haber sido lideres generales, se comenzaba un torneo con nuevas ilusiones y expectativas de parte de la afición Lagunera. El equipo venia jugando de una manera extraordinaria ya desde varios meses atrás y el historico 7 de Santos era titular inamovible. Walter se destapó con 3 goles en ese torneo, el primero contra Necaxa en la jornada 15, después anotandole a Tigres en la jornada 16 en el estadio Universitario, el que por cierto fue un golazo de media distancia; y por ultimo, un poema de gol anotado a Necaxa en la ida de los cuartos de final, donde le cuchareó el balon al ex-portero Omar Ortiz. Ese gol le dio el pase a semifinales al equipo, ya que la vuelta quedaría empatada a 1, dejando un marcador de 2-1 en favor a Santos. Santos avanzaría hasta la final contra Cruz Azul, he aqui el unico titulo que tiene el Lorito Jimenez en su carrera como futbolista.

La salida del Lorito en 2010 fue mal vista por los aficionados, me incluyo. Me pareció bastante injusta la manera en que salió del equipo, ya que se necesitaba una plaza de extranjero para que Christian Benitez, que venia regresando de Inglaterra, pudiera jugar.

El argentino fue un grande en toda la extension de la palabra, en entrega, humildad… sin duda todo un profesional.

Eres Grande Lorito, la afición lagunera te lleva en el corazón. Un verdadero Guerrero.

Lenin Aguilera

Contacto @pasionguerrera @leninaguilera

FOTO|Mediotiempo