Hoy por la noche Monarcas Morelia le ha quitado el invicto a Santos Laguna. Jornada 6 del Clausura 2012 y en juego pasado por agua que se desarrolló en el estadio Morelos, los locales vencieron 3 a 1 a unos inoperantes y desconocidos Guerreros. Los albiverdes se estancan en 13 puntos y a la espera de resultados, puede que pierdan el liderato de la liga. Esta vez, la defensa no se vio tan sólida como antes mientras que las líneas ofensivas simplemente tomaron una noche de descanso.

Primer Tiempo:

La lluvia dejo la cancha algo empantanada, pero no lo suficiente para no disfrutar de un buen partido de fútbol. Tomás Boy sabe muy bien como hacer daño a Santos Laguna y mando inmediatamente a sus hombres a atacar a la defensa lagunera. Los primeros 15 minutos fueron de agobio purépecha sobre la meta de Oswaldo. Mientras, la ofensiva santista inicio el encuentro muy relajada. La gran comunión de juegos pasados entre el medio campo y la delantera brilló por su ausencia durante los primeros 45 minutos. Y no conformes con eso, pareciera que los mismo ofensores y mediocampistas santistas se creyeron eso de tener la mejor defensiva del torneo, pues prácticamente abandonaron a su suerte a sus compañeros en la zaga.

La defensa se vio muy requerida. Las llegadas de Sabah y Aldo Leao por la banda izquierda parecían ya de rutina. La pésima marca de Osmar Mares, aunado al poco apoyo de la contención, presagiaba la caída del marco local. Tanto fue el cántaro michoacano a la fuente santista que la rompió: pasados los 20 minutos y en par de relampagueantes jugadas, el marcador ya mostraba un contundente 2 a 0 a favor de los locales. Una gran jugada de Lugo y un excelso pase de Valdéz y Sabah se había hecho presente en dos ocasiones ante la mirada incrédula de los once albiverdes.

Cuando el dominio de los amarillos era total, la anotación santista cayó a base de amígdalas. Tras un gran desborde de Suárez por la banda izquierda, su centro se paseó por el área chica y termino siendo rematada por Aldrete ante la presión de Quintero. Un autogol que le dio un breve respiro a los laguneros. Sin embargo, la presión local no paraba, sobre todo sabiendo que la banda de Osmar Mares era una avenida abierta a todo tipo de tránsito. Afortunadamente para la visita y pese a los groseros yerros del lateral santista, el primer tiempo termino sin mas anotaciones.

Segundo Tiempo:

La parte complementaria inicio con unos Guerreros dispuestos a controlar el balón y a remontar el marcador. Benjamín Galindo sacó a Mares y metió al lagunero Olvera. Lo de Osmar no extrañó pero si la inclusión de la Mona, pues no había sido tomado en cuenta por el técnico en todo el torneo. La ausencia de Estrada hizo que el Maestro improvisará en esa lateral. Los albiverdes empujaron con mas ganas que orden táctico. Luego de los minutos iniciales Monarcas volvió a controlar la bola y el partido. La lluvia arremetió, lo mismo que los locales.

Galindo intentó contrarestar el orden táctico del contrincante quemando su dos últimos cambios: metio al habitual Cándido por Suárez y le dio sus primeros minutos en México al español Crosas sacrificando a Salinas. El debut del ibérico fue gris, apenas tocó un par de pelotas. Pero siendo sinceros, cualquiera que hubiera entrado hoy habría pasado desapercibido. En contraparte, Tomás Boy preparó un cambio que tardó hasta 7 minutos en concretar. Todos vimos en TV nacional como le explicaba en su famosa “tablita” al Negro Sandoval cual debía ser su parado y como quería que jugará su equipo. Ahí estuvo la clave de todo el partido. Está de más enfatizar que en esta ocasión, el Maestro Galindo  recibió una lección sobre táctica por parte del Jefe Boy.

Con un Santos desbocado por encontrar el empate y con un Morelia agazapado en busca del golpe mortífero, cayó el último gol del encuentro. Nuevamente la defensa se vio rebasaba, ni Ibañez ni Galindo supieron hacer la cobertura a Rojas que mandó centro para que Lugo llegará libre a rematar. El tercer clavo en el ataud. Tras esto solo restaba esperar que los minutos añadidos se diluyeran, tal cual se diluía la lluvia y se diluyó el invicto albiverde.

Suena a cliché, pero es verdad. Esta derrota cala, por supuesto, pero cae en un buen momento. Nadie desea o espera caer, pero preferible hacerlo ahora para enmendar el camino, ser autocríticos y buscar las lecciones que deja un partido como estos. Afortunadamente la cosecha obtenida en partidos anteriores es suficiente para no caer tanto en la tabla. Pero este es un juego del cual Galindo y todos sus jugadores deben aprender. Y mucho. Ahora a  pensar en Monterrey. ¡A pensar en ganar a Monterrey!

¡awante!

twitter | @berortiz @pasionguerrera

foto | archivo PG