La emoción que nos causa un gol, una liguilla es indescriptible cuando tu equipo es el Santos Laguna, porque deja de fungir como tal para convertirse en más que eso, a grado de que dependa tu estado de ánimo por un partido.

Y es que el ser Guerrero, implica un shock de emociones que van desde el enojo, tristeza y frustración al éxtasis completo. ¿Cuántas veces este equipo no nos ha puesto a sufrir para terminar derramando lagrimas de felicidad?

Por la reciente actuación, recordemos cómo se han vivido tanto la Semifinal vs Tigres, como vs de Monterrey del Clausura 2008. Ambos equipos regios que quedaron eliminados por Santos en tan sólo unos minutos.

Cabe recordar, que tanto con Monterrey como con Tigres, los partidos de Ida habían terminado empatado a uno, por lo que el empate global favorecía a los Guerreros por mejor posición en la Tabla General.

Ambas Semifinales se cerrarían en el Estadio Corona, y por estrategias de rivales o errores del equipo albiverde, los visitantes se fueron arriba en el marcador por dos goles.

Y dejando de lado lo futbolístico, y sacando más el orgullo de Guerreros, primero se consiguió un gol que despertó en júbilo a la afición que nunca perdió la fe. Goles que significan el golpe anímico a favor y que en ambas ocasiones se empató a dos goles en los últimos minutos del encuentro; anotaciones que no quedan en eso, sino en un mar de emociones que hicieron estallar el Corona, y a toda la afición que desde sus hogares estaba expectante, haciéndolas por todo esto, partidos cardíacos.

Empates que significan Finales, una ganada y otra en proceso a ser finalizada con el Trofeo, y que aunado a esto, significa sacar el orgullo de laguneros al dejar fuera de la competencia a los equipos regiomontanos, para ser así los de mayor autoridad en la región norte del país.

Y si; si eres Guerrero sufres, pero la recompensa es tanta que cuantas veces sigas viendo esos goles, se te sigue erizando la piel… ¿O me equivoco?

CONTACTO DIRECTO: @pasionguerrera @DaniitaR

FOTOGRAFÍA: esmas.com