El equipo reaccionó tarde y no alcanzó para el empate. Santos parece seguir siendo un conjunto de solo un tiempo.

Los primeros 45 minutos fueron totalmente de los Pumas. Sin exagerar, pudieron haber anotado tres veces, pero afortunadamente solo lo consiguieron una vez. Santos estaba perdido. En la media se extrañaba al “chato”.

Después, para la segunda mitad, Pumas dejó congelados a todos con un gol en los primeros cinco minutos. Villa fue sin duda el hombre más peligroso. La defensa albiverde no pudo con él en todo el partido.

Los cambios vinieron y entre ellos Cándido Ramírez. La banda izquierda se revolucionó totalmente. Se empezaron a generar bastantes llegadas de peligro que fueron desperdiciadas por un Darwin Quintero irreconocible. Hoy nuestro gran delantero no salió fino.

Oribe estuvo cerca de hacer un golazo tras potente disparo que pegó en la orquilla. Pero quien dio esperanza fue Ludueña, que sin hacer un buen partido encontró la pelota tras una serie de rebotes y la mandó a guardar.

Santos se lanzó al ataque y durante 15 minutos tuvo en jaque a los Pumas. No obstante, el esfuerzo fue insuficiente. Resultado final: Santos 1-2 Pumas.

La racha positiva de más de seis años sin que Pumas ganara en Torreón se quebrantó. Esta será una buena semana para reflexionar y sacar conclusiones.

No solo se trata de decir “Yo soy Guerrero y apoyo incondicionalmente”, esto también se trata de señalar errores y comentar soluciones.

Foto| MedioTiempo