Edgar Gerardo Lugo, jugador que con empeño se ganó un lugar titular en el equipo del “Jefe” Boy la temporada pasada, en donde hizo una jugada de ensueño para vencer a los Guerreros en el Morelos hace ya varios meses atrás. Hoy, es un Guerrero, que vino a reforzar al equipo campeón que poco a poco se desvanece entre los enredos de la tabla general de la Liga MX.

La realidad en Gerardo es de verse algo difícil de entender, o más bien de comprender. Lugo llegó para Santos Laguna con un papel grande la prensa lagunera y nacional dio el “pitazo”, dándole al equipo una veracidad mayor a la que llegó a tener hace varios meses con Morelia, decían: “Así quién no quisiera tenerlo en un plantel de Primera División Mexicana” , y Santos Laguna fue el elegido para llevarse al medio mexicano, que batalló bastante para ser reconocido como un ídolo en la ciudad Michoacana.

El partido pasado falló una jugada clave, el que pudo haber sido el primer gol del Club lagunero, o el primero de muchos más, uno nunca sabe. Abucheado por la gente, y restregado por algunos compañeros por su pobre funcionamiento es de notarse, algo que no es muy común en cierto sentido con la gente nueva que está adaptándonse a una ciudad nueva, clima nuevo y por supuesto sistema de juego nuevo.

Los partidos donde se probó para hacerse de un lugar titular en el cuadro de Galindo, han sido de mucho que desear, el más rescatable podría ser el partido contra Tigres. En donde demostró un nivel superior, claro, sin el nivel que una vez tuvo en Morelia,  pero dando lo mejor de si en la cancha, eso sí, se le ven ganas, no lo veo flojo ni mucho menos, pero desgraciadamente eso no entra en un equipo de fútbol mexicano y menos en esta plaza (Torreón) donde la gente sabe exigir y proponer jugadores en el cuadro inicial.

No sé que le falte a Lugo, no sé si siga en proceso de adaptación, podría ser, lo más pasivo que podría hacer la afición sería dejar que trabaje el equipo, aguantando el pésimo torneo y las pocas esperanzas de otra liguilla en Torreón. La quinta estrella poco a poco se va desplazando de la mente de los laguneros, lo que importa en estos momentos es calificar, ¡Y cómo sea! No con paso perfecto como el pasado.

En fin, yo sigo tolerante con Lugo, no todos tienen la misma adaptación a un equipo como lo suelen ser muchos refuerzos, ¿Cuánto tiempo no gastó Lugo en Morelia hasta llegar a hacer una pieza clave? Pues “bastantito”, no fue de la noche a la mañana. Hay que ver eso también, que la tolerancia se apodere un poco de nuestra pasión futbolera.

 

Twitter | @HuggoCarrillo

Foto | elsiglodetorreon.com.mx