Desde su ya remota llegada en el 2009, Carlos Darwin Quintero nos ilusionó con sus gambetas y velocidad, y es que no era para menos, el cartel de presentación del jugador colombiano era ser reconocido como uno de los mejores jugador del campeonato colombiano, y ya vestido como Guerrero fueron impactantes sus dos goles de último minuto ante el Impact de Montreal, que sirvieron para darle una de las victorias más sufridas y recordadas en el antiguo estadio Corona.

Sin embargo, pasaron los partidos, las temporadas, los años, y Darwin nunca logró dar ese salto de calidad que necesitaba para ser un jugador decisivo, incluso no hace mucho hubo momentos en los que la afición abucheaba al “científico del gol” cada que tocaba el balón, esto debido a sus ya conocidas fallas frente a la portería rival, y también por su egoísmo a la hora de pasar el balón.

Desde hace un par de torneos, en mi opinión personal Darwin mostró una gran madurez en su futbol, colocado como extremo derecho el colombiano nos regaló sus ya acostumbradas gambetas y jugadas de fantasía, además de que mejoró notablemente su definición frente al arco rival, al grado de que fue pretendido por varios clubes de Inglaterra, según el propio jugador.

Con el presente torneo en plena madurez, y con el equipo Guerrero sufriendo de la tan conocida “campeonitis” Quintero ha sido a mi parecer, el mejor jugador del cuadro de la comarca, no solo por encontrarse empatado en primer lugar en la tabla de goleadores, sino por todo lo hecho en partidos pasados, donde ha demostrado garra y ganas de sacar el resultado.

Esperemos y esto no sea solo un buen momento del colombiano, sino que sea su verdadero nivel de juego, ese que incluso lo catapultó a Europa en el pasado, ya ha pasado tiempo, y es hora de que un jugador con la calidad de Darwin nos demuestre que está para grandes cosas.

 

Twitter | @adrian_alvizar
Fotografía |  laguna.medio.com