Santos había sido derrotado por Necaxa en la semifinal del Verano 2002, era su quinta liguilla consecutiva, su cuarta semifinal en 2 años y medio, el equipo se encontraba conjuntado y en uno de sus mejores momentos históricos. Dirigidos por Fernando Quirarte, el equipo de La Laguna era parte de un proceso que estaba logrando resultados, ya con un campeonato y un subcampeonato.

Entonces llegó Bueno.

El “Sheriff” no logró llegar a un acuerdo con la directiva santista, quienes tomaron la decisión de terminar la relación laboral con Quirarte. Se manejaron nombres para reemplazarlo, y al final el elegido fue el ex – técnico de Celaya, Sergio Bueno.

Santos se reforzó con jugadores como José Damasceno “Tiba”, Marcelo “La Flecha” Domínguez y el español Javier Manjarín.  El equipo mantenía sus jugadores clave, no necesitaba muchos cambios para seguir manteniendo un paso competitivo en el Apertura 2002.

Bueno debutó ganando en el Jalisco al Atlas (a propósito de mi post anterior, siempre Atlas ayudándonos), para entonces tener un inicio de torneo para el olvido. El fútbol se dio en momentos, pero los resultados no. Un empate ante Querétaro y 5 derrotas consecutivas firmaron el cese de uno de los técnicos con peor marca en la historia del equipo. Luis Fernando Tena lo relevó y arregló el barco dentro de lo posible. Pensábamos que no volveríamos a ver a Bueno dirigir al equipo de la Comarca. Nos equivocamos.

Guzmán vivió de todo en la Laguna. Una salvación del descenso, un superlíderato, un campeonato, 4 liguillas. Y en ese entonces había ganado la ida de la semifinal de la Copa de Campeones de Concacaf a Atlante, solamente era necesario terminar la obra en Cancún para acceder a la primera final de un torneo internacional.

Entonces llegó Bueno.

Guzmán fue cesado e inexplicablemente su relevo fue, de nueva cuenta, Sergio Bueno. En lo personal le di el beneficio de la duda, no podía tener un papel peor que en su primera etapa.

Un torneo y medio, una dolorosa eliminación en el Apertura 09 contra Morelia, una aún más dolorosa eliminación de último minuto de la semifinal de Concacaf contra Atlante, una línea de 5 y un equipo que nunca encontró regularidad fueron las estampas que dejó Sergio Bueno tras su segunda etapa en Torreón. Y estoy seguro que no lo volveremos a ver dirigir al actual Campeón.

Quizá el fútbol es injusto con el técnico de nuestro rival del próximo sábado, no dudo que sea una persona seria con deseos de trabajar. Pero ha sido, es y será un técnico, ni siquiera del montón, aún más abajo. Uno de los técnicos con peor marca en el fútbol mexicano.

Cuando el Querétaro cesó a De Los Cobos, parecía que nadie era capaz de subirse a un barco que se hunde cada vez más y parece imposible rescatar. Entonces llegó Bueno y sumará un nuevo descenso a su carrera.

Santos irá al Corregidora y puedo asegurar que regresará con los 3 puntos, es una obligación. Porqué del otro lado en la banca local estará Sergio “Bueno”.

Contacto: @andresiuske

Imagen: El Siglo de Torreón