Entonces llego la lesión. Ludueña sale lesionado en el juego de la fecha 8 contra Monterrey, dura 6 fechas fuera y no vuelve a ser el mismo. Su nivel de juego no volvió a tener la regularidad y espectacularidad que presentó en su primer año en la Laguna.

Eso no fue impedimento para que Hacha fuera un factor considerable en el campeonato. Golazo de tiro libre a Necaxa en el Victoria, y anotando el gol definitivo aquél 1 de Junio contra Cruz Azul. Toma el balón fuera del área y la cuelga del ángulo. Santos era campeón por tercera vez.

Los siguientes torneos de Ludueña estuvieron marcados por la irregularidad, muchas veces relegado a la banca, y en ocasiones mostrando la magia que lo llegó a declarar como el mejor jugador de la liga. Se fue Guzmán, llegó Sergio Bueno y Ludueña no regresaba.

Durante el 2009 anotó 11 goles. Se recuerdan sus dos golazos contra Tigres (a su cliente frecuente, Cirilo Saucedo) y su segundo hattrick en el siguiente partido, ahora contra Estudiantes en el 3 de Marzo.

Para el Bicentenario 2010, ya con Romano en la banca, otra vez a Tigres y otra vez a Cirilo, anotó uno de sus mejores goles con Santos. Estrada desborda por derecha, manda un centro que le queda atrás a Ludueña, quién de tijera conecta el balón poniendo el marcador 1 a 1 en ese momento. Santos ganaría en el Volcán, apenas por tercera vez en su historia.

Conocida la historia en la final contra Toluca. Ludueña no inicia en La Bombonera, colabora con un gol en la serie de penales, pero no fue suficiente para levantar la copa, por primera vez de visita.

El siguiente torneo, aún con Romano vuelve a perder una final, de nueva cuenta de visita, ahora contra Rayados. Solo pudo participar poco más de 10 minutos en el partido definitivo del Apertura 2010.

El 2011 pasó, de nueva cuenta, con más pena que gloria para el “Hachita”. No se calificó en el Clausura y otra final perdida en el Apertura. Solo 6 goles en el año.

Contacto: @andresiuske

Imágenes: Mexsport, Esmas