Por fin se consumó el fracaso que se veía venir desde hacía varias jornadas. El Santos Laguna era como un barco a la deriva chocando contra los arrecifes, solo era cuestión de tiempo para que naufragara.

Después de la temporada anterior haber sido líder de la competencia, el equipo más goleador, uno de los menos goleados, jugar bien y con un futbol agradable (claro, con algunos errores defensivos en el que ha sido el lado flaco del plantel que es la lateral izquierda), y a la postre haberse coronado Campeón, ahora el Santos Laguna no supo, no pudo o simplemente no quiso defender su título. Esta vez les quedó muy corto el mote de “Guerreros”.

La presente temporada fue marcada por desaciertos defensivos, ofensivos, colectivos y técnicos, por lesiones y por mal funcionamiento en general.

¿Fue la campeonitis?, ¿fue la excesiva carga de partidos que trae el plantel desde hace dos años?, ¿exceso de confianza?, ¿mala dirección técnica?, ¿influyó la venta de Grupo Modelo?, ¿o simplemente los jugadores ya querían unas vacaciones largas?

Como haya sido, la verdad es que no puede cambiar tanto un equipo de un torneo a otro, sobre todo siendo la misma base de jugadores, incluso reforzada. Fue abismal la diferencia del Santos Laguna campeón al Santos Laguna que en esta ocasión ni siquiera tuvo el fuelle, las ganas, el ímpetu, el empuje, el coraje o la dignidad de cuando menos entrar a la liguilla.

El último partido del campeonato para Los Guerreros fue como todo el torneo, para el olvido. Tenían en sus propias manos la calificación, pero fueron borrados en la cancha a grado tal que ni las manos metieron.

Yo vi a los jugadores del Santos Laguna ya más pensando en las vacaciones que en pasar a la liguilla, Los Guerreros salieron desenchufados, desconcentrados, no tuvieron una sola oportunidad de claro peligro ante la puerta de Vilar que se la pasó de día de Campo.

Figueroa fue exhibido, no pudo ganarle una sola a Aldo Leao; Baloy dio un partido para el olvido, creo yo que ha sido su peor partido no solo con Santos Laguna, sino desde que llegó al futbol mexicano; Peralta estuvo muy errático y se la pasó más protestando que jugando; Darwin no tuvo la profundidad de otros encuentros; Crosas no pesó; Herculez no tuvo balones; Suárez… ¿de verdad jugó Suárez?… en fin, desde mi punto de vista y si tuviera que calificar el desempeño del equipo en el partido, del 1 al 10 le doy un 4 y creo que me veo generoso.

Ahora Benjamín Galindo toma la decisión de prescindir de los servicios de sus auxiliares técnicos Héctor Adomaitis y Héctor López, decisión que a mi parecer no fue la más adecuada. A quien no removió fue al preparador físico y a mi gusto creo que era el primero en tener que salir, un equipo profesional no puede tener tantas lesiones en una temporada.

No es buscar culpables ni hacer una cacería de brujas, pero si se deben dar cambios creo que deben ser al interior del plantel y no en el cuerpo técnico.

Dice un dicho “renovarse o morir”, y la renovación tiene que darse más temprano que tarde, hay jugadores que tal vez ya cumplieron su ciclo con Los Guerreros.

Oswaldo Sánchez que hay que decirlo, es el único que pudo mantener un buen nivel durante el torneo, ya es un veterano al que no le queda mucho, lo mismo que Juan Pablo Rodríguez. También están los casos de Ivan Estrada, Felipe Baloy, Rafa Figueroa, Daniel Ludueña, o el mismo Oribe Peralta, que ya no son unos jovencitos.

Miguel Becerra, lo mencioné desde la temporada anterior, lo mejor que le puede pasar es salir de la institución, es un hecho que jamás va a poder pelearle la titularidad a Oswaldo, entonces mejor suban a Julio González al primer equipo y denle la oportunidad a Becerra de trascender, es buen arquero, solo le faltan minutos de juego, yo estoy seguro que en otro equipo sería titular.

Para los Aficionados Guerreros terminó la temporada, ahora solo nos queda ver qué decisiones toma la directiva y ya sean los nuevos dueños en caso de concretarse la venta, o los dueños actuales, el caso es que se debe hacer una buena planeación para regresar al equipo a los primeros planos, y veremos qué cambios se dan en el mercado de invierno.

Creo que es fundamental que venga un lateral por izquierda, ya que César Ibañez no ha sido la solución, o esperar que se consolide Kenyi Adachi. También falta un central más, y lo que de verdad urge es trabajar en la preparación física.

Los Guerreros rompieron filas y ya se encuentran de vacaciones, tendrán que reportar el día 28 del presente mes para realizar exámenes y comenzar la pretemporada, todos a excepción de Felipe Baloy, Carlos Darwin Quintero, Herculez Gómez y Oribe Peralta, quienes fueron convocados por sus respectivas selecciones, ellos reportaran el 2 de Diciembre.

El Maestro Galindo se reunirá en esta semana con la directiva para plantearles la programación del siguiente torneo, pretemporada, nuevo cuerpo técnico, posibles salidas del equipo y los probables refuerzos.

Ni modo, esta vez no se pudo pero agarraremos fuerzas para el siguiente torneo.

ANIMO GUERREROS!!!

Contacto vía twitter: @napoleonname  |  @pasionguerrera

Foto: Futboltotal.com.mx