Si hay una palabra que describe mi sentir con respecto al accionar de los albiverdes ante los nuevos retos que afrontan, esa es incógnita. El Club Santos Laguna está a un par de días de comenzar formalmente una nueva aventura en busca del título de la Liga MX y de hacerse del lugar que otorga CONCACAF para el Mundial de Clubes. En ese afán los cambios que ha hecho la directiva van desde la dirección técnica hasta un nuevo horario de local, haciendo pocas modificaciones en el plantel.

La salida de Benjamín Galindo era algo que personalmente siempre pedí desde su llegada. Nunca me pareció el técnico adecuado para Santos, con sus planteamientos timoratos y su nula respuesta para revertir situaciones complicadas durante los partidos mostrando su ínfima capacidad táctica. Si bien es cierto que se consiguió la cuarta estrella bajo su dirección, ese mérito siempre será llevado en la frente de los jugadores, particularmente Oribe Peralta y Darwin Quintero, quienes dieron el partido de su vida aquel domingo 20 de mayo del año que recién terminó. La forma en como sus pupilos dejaron escapar puntos valiosos durante el Apertura 2012 aunado a problemas en el vestidor dieron como consecuencia su salida y la sorpresiva incorporación de Pedro Caixinha, quien tiene la gran responsabilidad de, primero, conquistar la Liga Campeones de CONCACAF y luego clasificar a los laguneros a la liguilla. Si falla en ambas, volveremos a la pasarela de técnicos, pues dudo mucho que Irarragorri (de continuar al frente del equipo) soporte dos torneos consecutivos sin asistir a la llamada Fiesta Grande del nuestro futbol.

El torneo pasado la línea defensiva se vio superada y en algunos partidos incluso exhibida y ridiculizada. Sin embargo para este nuevo año no hubo ningún cambio nominal en dicha zona. Bastantes voces pedían la salida de Osmar Mares y César Ibáñez, la incorporación de un lateral izquierdo que diera confianza y un buen sustituto para Iván Estrada. No hubo eco. Los altos mandos y el míster se la van a jugar con lo que tienen. Solo les recuerdo que la defensiva de Santos Laguna ha estado entre las más goleadas desde el Apertura 2011 (torneo donde recibió nada más 36 goles). Si bien el equipo sigue manteniendo una cuota goleadora aceptable, es de gran trascendencia que se logre conjuntar un equipo equilibrado, que le brinde solidez defensiva al trabajo de creación en el medio campo y a los definidores al frente. Esa será, para mí, la gran incógnita en la zaga y  la gran asignatura a lograr para Caixinha.

El medio campo parece no sufrirá mucho. Rodolfo Salinas ha demostrado con creces ser el acompañante ideal para Juan Pablo Rodríguez. Falta ver si el técnico luso es capaz de recuperar a su símil peninsular Marc Crosas, para que este saque el toque que mostró a su llegada, si es capaz de exprimir el talento olvidado de Edgar Lugo y sobre todo, si es capaz de convertir a Mauro Cejas en el referente creativo del equipo. Pero para mí, la gran incógnita es saber si Don Pedro y todo su innovador equipo de trabajo son capaces de convertir a Cándido Ramírez en una realidad, o seguirá siendo la eterna promesa lagunera.

La zona más reforzada fue la delantera. Andrés Rentería y Néstor Calderón, junto a Herculez Goméz  pelearan un lugar frente a los casi intocables Oribe Peralta y Darwin Quintero. Del llamado Topo se dicen grandes cosas. Del llamado Avión se ha dicho de todo. Paradójicamente para Gómez que ha hecho y dicho más que cualquiera, la pelea por un lugar en el once titular será titánica. Ojala dicha batalla por hacerse del puesto brinde los resultados mostrados en la campaña de la obtención de la cuarta estrella, donde todos estaban listos y a nivel cuando se les requería.

Comienza una nueva y enigmática aventura. ¿En el plantel hay cantidad y calidad para afrontar dos competiciones? Ellos dicen que sí. Por mi parte y ya metidos en terrenos de nuestro flamante Presidente, yo como Santo Tomás: hasta no ver, no creer. Disfrutemos de un par de partidos, analicemos la propuesta portuguesa, veamos que tal sientan los cambios y luego, como decía mi General Villa: «después viriguas».

¡awante!

twitter | @berortiz @pasionguerrera

foto | El Siglo