El del pasado sábado fue un partido que los guerreros vivieron de más a menos. El dominio sobre los reales fue claro durante los primeros 45 minutos y quien sabe que hubiera pasado si los albiverdes encajan el segundo que tuvieron en un par de oportunidades.

A destacar: Las buenas actuaciones de Juan Pablo Rodríguez y de Osmar Mares. Del primero no se extraña, aunque se había contagiado de la apatía del plantel el torneo pasado. Lo de Mares vaya que es para destacar. Luego del mediocre torneo anterior donde fue de los más señalados por sus continuos errores, al menos este sábado se fajó y no dejó pasar nada por su zona. Es muy temprano para echar las campanas al vuelo pero ojala y todo su campeonato sea similar.

Lo bueno: Se nota que Caixinha será más congruente en las alineaciones que su antecesor. De entrada algo debió verle a Figueroa en la pretemporada que lo puso de titular. Parece indicar que nadie tendrá el puesto asegurado y que jugará quien mejor trabaje en la semana y quien le llene el ojo al lusitano, sea nacional o foráneo.

Lo malo: A leguas se notó la falta de un creativo en el mediocampo. Ni Calderón ni Quintero, Gómez y menos Salinas tienen las condiciones naturales para llevar la batuta y el ritmo del partido. El Chato pudo ser, hace 10 años. Caixinha debe encontrar rápidamente al hombre que mueva los hilos del medio campo.

Lo peor: Se siguen dando desatenciones defensivas que cuestan puntos. Es un hecho que no se pueden tener 23 partidos perfectos y ser Campeón pero Santos Laguna debe dejar de ser de los más goleados torneo tras torneo.

El dato: Rafael Figueroa no veía un cartón rojo desde la jornada 8 del Clausura 2008.

La presentación no fue la esperada pero rápidamente viene la oportunidad de revancha deportiva en el Corona ante las chivas de Benjamín Galindo.

¡awante!

twitter| @berortiz @pasionguerrera

foto| mediotiempo