Por: @Presi_Soberbio

Después de una pretemporada larga, juegos de preparación y tres jornadas, sería de esperarse que los resultados se vieran reflejados en la cancha, sin embargo, a punto de la cuarta jornada lo único que se deja ver es una actitud cuestionable y la misma apatía que han venido manejando algunos miembros del equipo desde hace ya algún tiempo.

Fácilmente se puede culpar a los jugadores del desequilibrio en el equipo, la actitud y los malos resultados (hablando más allá del hecho de que sólo se tienen 4 puntos de 9 posibles), pero la culpa realmente es del honorable presidente del Club, el Sr. Alejandro Irarragorri que junto con los Directores Técnicos, en este caso Caixhina, se han encargado de darle a los jugadores una serie de permisiones y libertades que a cualquiera harían pensar que estar en el equipo es sinónimo de vacaciones permanentes y spa a la orden.

El portugués llegó prometiendo mano dura, disciplina, entrenamientos fuertes, TRABAJO, y hasta ahora nada de eso está reflejado.

Una sola ocasión he sabido que los jugadores Santistas vacacionan después de un juego en viernes, contra Tecos, perdimos por falta de seleccionados y nadie lo criticó porque éramos superlíderes, lo mismo en la época de Guzmán que varios jugadores se iban a Guadalajara en su descanso, pero que en sus días laborales cumplían en la cancha con expectativas propias y de la afición.

Han estado circulando imágenes de las “vacaciones” de algunos jugadores del club, si bien es cierto que era su descanso y que es su vida privada lo que hagan fuera de la cancha, también lo es que ellos tienen una responsabilidad con el equipo, ya sino porque aman al Santos (que es claro que no) si porque es su trabajo y se les está pagando para eso.

A veces dejamos de lado que a través de la compra de las entradas, playeras, bebidas, etc., se pagan los sueldos de cada integrante del Club, empleado o directivo, lo que nos da derecho, como afición, de opinar y mostrar nuestra inconformidad ante la disfuncionalidad del equipo, el bajo rendimiento, la apatía y el ridículo que hacen y sobre todo nos permite exigir que el trabajo esté bien hecho.

Los jugadores están olvidándose que están trabajando para percibir un sueldo del que dependen sus familias y que el hecho de que los directivos no estén tomando en cuenta el rendimiento, el compromiso, el incumplimiento, etc., a la hora de pagar no les da derecho a arrastrar el prestigio del equipo, porque si Santos es lo que es en la actualidad es gracias a la afición que ha impulsado a verdaderos guerreros y que hoy está manteniendo a divas vacacionistas.

Si bien esta temporada se está desarrollando igual que la pasada con muchas decepciones, también hay que destacar que hay profesionales como Oswaldo Sánchez que si están cumpliendo, y que gracias a él es que llevamos 4 puntos cuando es claro por el desempeño de la mayoría que el resultado más razonable sería ir en ceros.

Cuando los jugadores cumplen en la cancha, jugando como guerreros, nadie se mete en su vida privada, ni les critica sus viajes, pero los que alegremente posaron para la foto son los mismos de los que se esperaba mucho y no han hecho nada desde el torneo pasado, algunos desde su llegada. Esto deja entre visto que lo que prometió Caixhina de disciplina no pasó a ser más que palabras y que es igual de timorato y miedoso que Galindo.

Confió en que estén conscientes que contra León no hay mañana, se debe ganar y jugar bien después de tanta humillación para no quedar mal parados y aunque sea por vergüenza deportiva, y que se le dé oportunidad a los canteranos que si se esfuerzan en lugar de tener jugando a la “avionetita fumigadora Calderón”.

Por situaciones como las mencionadas quedan muchas preguntas sobre la capacidad y el trabajo del departamento de inteligencia, por la mayoría de refuerzos que han traído pareciera que no saben de fútbol por lo que me atrevo de aconsejar a Irarragorri que en un lugar de todo un departamento de buenos para nada se consiga a Daniel Guzmán, como Director Deportivo, para que arme otra base de éxitos como la del 2007.

Finalmente quisiera aprovechar este espacio para mandar un saludo y agradecimiento a Irarragorri por sus flamantes contrataciones que ya se están viendo acertadas, dos titulares por un banca y un lesionado, ¡FELICIDADES! y dejando el sarcasmo de lado decirle a Ludueña a nombre de la afición que lo extraña que se resiente no verlo en la cancha.

Se dice: ¡Guerrero no cualquiera…!

Y en efecto, no cualquiera, hay muy pocos en la Institución, los demás sólo divas

 

Foto| laotraplana.com