Santos Laguna ha conseguido mantenerse en la pelea por la clasificación al conseguir la victoria frente a unas águilas que nunca bajaron los brazos en un partido que dejó satisfechos a los seguidores de ambos equipos que llenaron el Corona. Desde el inicio y hasta el final la sensación de atestiguar alguna anotación estuvo presente pues el marcador no hizo justicia a lo mostrado por ambos cuadros. El local a la espera, la visita en plan protagónico y una gran anotación por parte de Quintero marcaron el ritmo del cotejo.

A destacar: La “solidez” que tras ocho jornadas muestra la zaga santista. Seguramente ya ni recordamos cuando fue el último torneo en el cual los albiverdes tuvieron la mejor defensiva. Si bien se han cometido y se siguen cometiendo errores atrás y Oswaldo ha sido el hombre mas destacado del equipo en varios partidos, es de valorarse y aplaudirse el hecho de ratificar ante Tigres y América (las dos mejores ofensivas, y por mucho, del torneo) que la parte baja santista es la mejor del torneo. Siempre se dice que el orden de un equipo se fundamenta desde la defensiva y si éste es el caso, deberíamos estar a la espera de que las demás lineas se unan a la fiesta.

Lo bueno: Son tiempos magros para la ofensiva lagunera en los últimos partidos pero Darwin Quintero se ha encargado de aderezarlos con un par de anotaciones que por momentos nos hacen olvidar que es Peralta el líder de goleo de nuestro equipo. Darwin se ha convertido mediante su chispa en la bujía que inflama el motor desvielado en que se ha convertido la delantera albiverde en los últimos cuatro partidos.

Lo malo: La tendencia que ha tomado el equipo en los últimos partidos. Contra Pumas, Pachuca, Tigres y América, fueron precisamente los rivales quienes decidieron en que ritmo y velocidad se jugarían los partidos, mientras los dirigidos por Caixinha estuvieron a la espera, jugando al contragolpe y defendiendo demasiado. ¿El balance de esos cuatro partidos? Dos empates de visita, mientras de local se cosecharon una derrota y una victoria con tres goles anotados y dos recibidos en total. 5 puntos de 16 posibles y no olvidemos que en la mitad de esos partidos Oswaldo Sánchez fue la figura.

Lo peor: El fantasma de las ausencias por lesión comienza a rondar las instalaciones del TSM. Primero fue Oribe con su selección ante Jamaica y ahora se le agrega Rodolfo Salinas quien salió con fractura nasal ante las águilas. Y aunque muchos ya ni lo recuerdan, Mauro Cejas sigue rehabilitándose.

El dato: Por fin se logra vencer al América en el nuevo Corona. Antes fueron 3 empates y una derrota frente a los capitalinos en la cancha principal del TSM. Y en esos 5 partidos ambos equipos han anotado 17 goles en conjunto.

Se viene una visita complicada ante unos Jaguares que en este torneo representan una incógnita hasta para ellos mismos. Igual salen inspirados y dan un gran partido, igual y se llevan una derrota en casa dando un juego para el olvido. Me suena algo familiar.

 twitter| @berortiz @pasionguerrera

 foto| mediotiempo