Queda una sensación de suspenso negativo en el ambiente. Es una realidad.

El día de ayer Santos y Monterrey se enfrentaron en el duelo de ida de la gran final con un resultado a ceros. Nada convincente, pues Santos pudo haber hecho más para lograr equilibrar la balanza a su favor cuando el rival se quedó con diez.

Les digo esto porque realmente estoy convencido que Rayados no trae nada. No es ni la pizca de aquellos equipos que ya nos ganaron dos finales. Y aún así no aprovechamos.

Nuestra gente al final respondió en el estadio. Se logró una buena entrada a pesar de los elevados precios. Se apoyó con mucho ánimo la mayoría de los 90 minutos, pero también al final ciertos grupos expresaron su inconformidad, pues como yo, ven complicado lograr el campeonato en el Tecnológico.

No quiero que malinterpreten. Simplemente creo que Santos pudo haber llevado ventaja el día de ayer y no arriesgó en buscarla.

Este sábado Rayados tiene un compromiso importante contra su rival Tigres. Su “clásico regio” del que no paran de hablar. Pero ojo, ese partido va a desgastar física y mentalmente a muchos de sus jugadores.

Ojalá el mister Caixinha atine en su táctica para aprovechar y atacar aquellas zonas del campo donde se encuentren jugadores rayados con desgaste físico.

Si Rayados pierde contra Tigres y juega con titulares será una pesada losa para ellos. Muy difícil de cargar. Es ahí el punto débil que podríamos aprovechar. De otra manera llegarán motivados por ganar su clásico, tener esperanzas de liguilla y estar a 90 minutos de otro trofeo internacional.

Estaré siempre con mis guerreros, pero al menos yo si salí decepcionado el día de ayer. Esperaré con ansias el día de la gran final.

¿Ustedes como vieron el juego?

 

Foto| zocalo.com