Aunque no fue el resultado que esperábamos o el que hubiéramos querido, no es malo el cero a cero con el que concluyó el partido de anoche de la final de Concachampions en el Estadio Corona de la Ciudad de Torreón, Coahuila.

Creo que Santos Laguna tiene cierta ventaja para el partido de vuelta que será el próximo miércoles 1° de Mayo en Monterrey, puede ser mínima pero ventaja al fin.

¿A qué me refiero?, básicamente a dos puntos:

1.

Si Los Guerreros logran anotar, el Monterrey tendría que anotar dos. Tampoco es una misión imposible, sabemos del potencial que tiene la ofensiva rayada, pero también se están enfrentando a la mejor defensiva de México en la actualidad, y para esta final, el gol de visitante (no vale doble, decir eso es un error) es criterio de desempate, entonces, cualquier empate con goles (1-1, 2-2, etc.) le daría el título al Santos Laguna.

   
2.

Los partidos del fin de semana que sostendrán ambos equipos le pueden permitir a Pedro Caixinha utilizar un cuadro alterno ante Cruz Azul. Los Guerreros ya están matemáticamente calificados a la liguilla, por lo que podrían, sin restarle la importancia debida al partido, jugar con suplentes.

En cambio el Monterrey, tendrá el clásico regio ante los Tigres, y es un partido que ninguno de los dos equipos querrá perder.

Tigres es el actual líder de la competencia y Monterrey está apenas arañando la posibilidad de meterse a la liguilla, así las cosas, si los de San Nicolás de los Garza ganan, podrían dejar fuera de la liguilla a su acérrimo rival, y si los Rayados pretenden estar en la liguilla, tendrán que enfrentarlos con su mejor plantel.

Desde luego que en Santos Laguna están pensando en los dos torneos.

Vimos que por fin jugó Mauro Cejas, aunque su debut con Los Guerreros fue gris y opaco, podría ser utilizado el fin de semana y darle descanso así a Oribe Peralta quien por cierto, salió lastimado de una rodilla, pero al parecer no es nada grave y podrá ser tomado en cuenta para el juego de vuelta.

El arbitraje volvió a hacer de las suyas, si bien no influyó en el marcador, Roberto García tuvo varios desaciertos, comenzando con la amonestación sobre Carlos Darwin Quintero, después le perdonó una segunda tarjeta amarilla a Iván Estrada que le hubiera significado la expulsión del partido. Perdonó también a César Delgado cuando sin balón le da un golpe a Herculez Gómez y después le saca la tarjeta roja directa por una dura entrada sobre el mismo Herculez, sí le pega muy fuerte pero va con las piernas recogidas, creo que la roja fue demasiado rigorista. Y para colmo, no marca un claro penal de Leobardo López sobre Oribe Peralta, siendo esa precisamente la jugada en la que se lesiona el delantero lagunero.

Es decir, el árbitro marcó mal para ambas partes.

Vuelvo a decir lo que en publicaciones anteriores, la Confederación se equivoca al elegir árbitros mexicanos para esta final.

Ahora habrá que esperar con qué sorpresa va a salir el polémico y protagónico Marco Antonio Rodríguez.

ANIMO GUERREROS!!!…

Contacto vía twitter:  @napoleonname  |  @pasionguerrera

Foto: Futboltotal.com.mx