Partidos jugados/completos/titular: 21/21/21

Minutos jugados:1890 (número 1 del Club)

Goles recibidos: 19

Tarjetas amarillas/rojas: 3/0

 

Seguramente fue un torneo agridulce para Oswaldo. Durante toda la competencia liguera comandó a una línea defensiva irreconocible gracias a la mínima cantidad de goles que recibió en los 17 partidos del torneo regular pero que vio como esa misma defensa hizo agua durante la liguilla, comiéndose tan solo en dos partidos 6 goles, casi la mitad de todo lo que permitió en las 17 fechas previas, echando por la borda la buena campaña realizada en el sector defensivo.

En lo que ha efectividad se refiere, el torneo recién finalizado se ha erigido como el mejor para el veterano arquero desde que llegó al seno santista, allá por el 2007. A pesar de ser considerado un gran arquero, su estadía en la Comarca nunca había sido refrendada con el orgullo de presumir la cabaña menos mancillada, como ocurrió en esta ocasión. Pero más allá de la frialdad de los números, existe el consenso entre propios y extraños que hemos vivido uno de los mejores torneos de Oswaldo Sánchez. Sus reflejos y elasticidad, sus grandes atajadas y lances espectaculares le mantuvieron en boca de algunos que aún suspiran con un posible llamado al Seleccionado tricolor. Qué lastima que un torneo tan brillante no haya podido culminar de una mejor manera.

No hay mejor ejemplo para evidenciar el torneo de Santos Laguna que el accionar del jalisciense: mientras que durante casi todo el torneo fue el artífice de la defensa menos goleada, atribuida por muchos no tanto al gran juego en conjunto de su defensa sino a las reacciones de Sánchez bajos los tres palos, hacia el final y luego de la dolorosísima derrota frente a Monterrey es que vienen sus 3 cartones amarillos en los siguientes 3 fines de semana, cuando la desesperación de ver un gran trabajo acuchillado por fuego amigo hizo mella en el portero albiverde. No hay mejor reflejo del brillo y posterior deblace santista.

Pareciera que los años le hacen lo que el viento a Juárez sin embargo debemos estar conscientes que estamos viendo y viviendo los últimos minutos de Sánchez no solo como santista sino como jugador profesional. Es hora que el recambio generacional se comience a gestar desde el interior, ya sea con un elemento de básicas o contratando a un arquero de probada calidad. El próximo podría ser el torneo del adiós de un grande y en Santos Laguna deben tener preparado y listo a su sustituto, quien tendrá la afrenta de llenar unos guantes gigantescos.

¡awante!

twitter | @berortiz @pasionguerrera

foto | mediotiempo