Ahora en Santos Laguna parece ser que los presupuestos no están tan grandes como en años pasados, eso nos demuestra desde la salida de Daniel Ludueña, Christian Suárez, Iván Estrada, Edgar Gerardo Lugo y Hérculez Gómez, por mencionar algunos otro más, pero aun así el equipo sigue teniendo una plantilla muy competitiva.

El técnico Pedro Caixinha a penas con un torneo comandando el timón del equipo, tuvo una muy buena campaña en su año de debut al frente del equipo durante el pasado torneo mexicano. Se llegó lejos en las dos competencias que se disputaron pero lamentablemente fueron eliminados de una forma muy dolorosa.

En Copa de la Concacaf el equipo disputó la final ante Rayados de Monterrey y tras la derrota tan dolorosa el equipo ya no se pudo recuperar; ya en las semifinales del torneo local se enfrentó a Cruz Azul siendo así eliminados pasándoles por encima.

Ahora para el Apertura 2013 y tras la bajas el equipo solo se reforzó con tres elementos que vienen procedentes de equipos en donde eran suplentes, Eduardo Herrera (procedente de Pumas y a cambio de Cándido Ramírez), Javier “Chuletita” Orozco (Anotó ocho goles entrando como suplente en Cruz Azul) y Néstor Araujo (fue parte de la plantilla de Londres 2012 y quien tiene potencial como defensa).

Sin duda, esto me da para pensar que lo que hará el técnico es pulir a sus tres refuerzos para que se desenvuelvan de una mejor manera, así como lo ha hecho con el colombiano Andrés Rentería quien tuvo muy pocos minutos en el certamen pasado.

Pedro Caixinha sin duda tiene muchas cosas positivas, nadie daba nada por él y término por demostrar con hechos lo contrario, sin duda la mayor de sus virtudes es explotar al máximo el potencial futbolístico de los jóvenes.

Nadie habla mucho de los juveniles sub 20 Escoboza y Abella pero ahora que se encuentran en el primer equipo se les ha notado con ganas y con mucha disposición en el equipo, tampoco nos olvidemos de Cesar Ibáñez que sin decir mucho ahí está y será el dueño de la banda derecha tras la salida de Estrada.

Santos Laguna se caracteriza por ser un equipo que desempeña un juego colectivo muy sólido, sin embargo hay individualidades que pesan y son el complemento para ser un equipo peligroso, recordemos que el torneo pasado tras la baja de Oribe Peralta por lesión el equipo decayó demasiado.

El “Cepillo” está convertido en un baluarte del equipo por lo que se le necesita sano y en rachado para un mejor juego colectivo, recordemos también que después de la lesión de Peralta apenas se ganaron dos de los nueve juegos que se disputaron.

Otro punto que resalto, ojo con Mauro Cejas, tiene mucho fútbol y viene regresando de la lesión que lo mantuvo fuera de todo el torneo pasado y el que esté sano desde un principio son buenas noticias para el equipo.

Sin duda es un plantel que tiene huecos por cubrir pero no olvidemos que se tiene un plantel y un técnico bastante sólidos para poder competir.

 

Vía| Análisis Ciro Procuna ESPN

Foto| Siglo de Torreón