Ya sea en una jugada que se desarrolle en el partido o a balón parado, a Santos Laguna siempre le cuestan los últimos minutos de los juegos, y por su propio error de perdonar, termina perdiendo unidades.

Varios partidos podemos repasar bajo este escenario, sin embargo el que nos ocupa en este momento, es el recientemente sucedido en el Estadio Cuauhtémoc, donde Puebla en el último respiro del partido, les sacó el empate.

Llámese exceso de confianza o mala suerte, pero estos juegos en donde se pierden puntos de una manera increíble no le pueden ocurrir a un equipo con  la calidad que Santos tiene. El Estratega Caixinha, ha demostrado que sabe analizar hasta el último detalle a sus rivales, pero en los últimos segundos, pierde el control del encuentro y fija toda la responsabilidad a la defensa.

Si Santos no sale de su cancha y cede el balón, los Guerreros estarán sufriendo porque seguro les bombardearan la cabaña, y uno… Caerá.

Si bien así es el fútbol de impredecible, lo único que se le pide a los 11 elementos en cancha, es mantener la concentración a tope, porque el último minuto también tiene 60 segundos, y en este tiempo, también se pierden puntos.

 

CONTACTO DIRECTO: @pasionguerrera @DaniitaR

FOTOGRAFÍA: cfandeportes.com