Por: Rafael Ruvalcaba

Twitter| @RafaRuva

Una lástima el partido del viernes en contra de León; definitivamente se queda para el olvido.

* La defensa fue un completo desastre. Los tres ofensivos del rival los traían vueltos locos, en especial el “hombre de la noche”, Franco Arizala. No supieron marcar bien, el que más destaco (el que más ha destacado de la defensa en lo que va del torneo) fue Abella, este muchacho quiere ganarse un puesto en el 11 titular y no dejarlo, ¡Y vaya que lo está logrando!. Los dos extremos o volantes, como quieran llamarles, dejaban atrás a los laterales santistas, por eso cayeron los dos goles. En el segundo gol, el ya mencionado, F. Arizala se quitó de encima a 3 jugadores, si no me equivoco, y nuestro central Néstor Araujo no hizo nada, ¡Absolutamente nada! para desviar ese balón.

* Como le cuesta al equipo salir tocando, lo que más quieren hacer es reventar el esférico “a ver a quién le cae”. Y se notó en este partido, más que en ningún otro de lo que va en el torneo. Algo que me gustó en verdad es que en algunas ocasiones es impresionante la manera de tocar el balón a la hora de ofender, alrededor de 15 o más pases en la zona de ataque; hay que destacarlo, no se busca tirar por tirar, sino ir formulando la jugada.

* Los atacantes iniciales, Oribe y Quintero, hicieron muy poco esta noche. De Quintero me pareció mala su actitud; seguramente se llevará algún castigo por parte de Caixinha. Y de Oribe me sorprende que tenga un “fuero”, por así decirlo; ¿qué hizo hoy? Prácticamente ¡Nada!. Así como sacaron a Quintero, deben de sacar a Peralta cada vez que no esté resultando, y no sólo con él, sino con los 11 que están dentro del campo. Rafa Márquez, uno de los mejores centrales que ha visto México y tal vez el mejor de la actualidad en México, supo contener a Peralta, Quintero y a Escoboza; para nuestra mala fortuna él y sus 3 compañeros defensivos no dejaron hacer mucho a la delantera de la Laguna.

* Par mí, los más destacados en este partido fueron: Cejas y Rentería, cuando entraron a la cancha le dieron otra cara al equipo, más llegada, más profundidad, más toque, etcétera; Abella, que cada partido se la parte para quedarse con el puesto que ocupa; y Oswaldo, que sin él, sin este hombre, el partido hubiera terminado en goleada.

* ¡Ah! Otra cosa, en esos diez o más minutos en que se fue la luz y que los aficionados tomaban fotos; no sé ustedes, a mí me recordó a la semifinal contra Tigres, al final, sólo que con mucho menos ruido y aliento.

* Ahora sí, me gustaría, me encantaría que alguien dijera: “No importa, todavía quedan 9 jornadas”, “El equipo va a mejorar”, etcétera.

¡Saludos Guerreros!

 

Foto| El Siglo de Torreón