El sábado anterior vimos un buen encuentro entre Los Guerreros del Santos Laguna y Los Tuzos del Pachuca.

Día de celebraciones, el Club Santos Laguna llegaba a mil partidos en la Primera División, el Capitán Guerrero Oswaldo Sánchez cumplía 40 años de edad y 20 como futbolista profesional, y por parte de los locales, Fernando Cavenaghi cumplía 30 años de edad.

El saludo de los jugadores santistas a Daniel Emmanuel Ludueña e Iván Estrada, era de cordialidad y camaradería, demostrando que no se olvidan los momentos y los logros que consiguieron juntos, sin embargo esto cambió al comenzar el partido y vimos que como profesionales que son, cada uno remó para su causa.

El primer tiempo comenzó con ritmo un tanto lento y no como se esperaba por el potencial ofensivo de los dos cuadros, pero con ambos equipos tratando de hacerse del balón y elaborando jugadas que algunas culminaban en la meta contraria.

Las acciones de los cancerberos de ambas escuadras evitaban el gol que abriera el marcador, hasta que en un error de marcación de César Ibáñez, dejó solo para rematar a placer al cumpleañero Cavenaghi que de cabeza mandó el balón al fondo de las redes.

Y no es cargarle la mano a Ibáñez, pero también por un error de marcación suyo es como cae el gol del América en el partido anterior. Deberá trabajar Pedro Caixinha en ese aspecto.

No se dio la reacción de Los Guerreros y el resto del primer tiempo transcurrió igual, con ritmo semi lento y con pocas acciones de peligro.

Al inicio del segundo tiempo, todo parecía indicar que el cambio obvio era el ingreso de Carlos Darwin Quintero en sustitución de Néstor Calderón, pero Caixinha mandó a la cancha dos cambios, algo que últimamente está haciendo. Ingresaron Darwin Quintero y Andrés Rentería por Mauro Cejas y Néstor Calderón.

Esto de hacer dos cambios a la vez, a mí en lo personal no me agrada mucho, creo que no era aún el momento de salir de Mauro Cejas (y conste que yo soy de los que más lo han criticado) porque estaba reteniendo el balón y generando a la ofensiva.

Afortunadamente para la causa santista, Duvier Riascos no anduvo muy fino en el último toque, pero se estuvo llevando a César Ibáñez y Felipe Baloy durante todo el segundo tiempo.

Poco a poco Los Guerreros se fueron haciendo del balón y comenzaron a crear llegadas al arco de Óscar Pérez, y en una sola jugada tuvieron tres opciones que no pudieron aprovechar y después un disparo al poste, parecía que no caería el gol para Santos Laguna.

Oribe Peralta estuvo muy marcado durante todo el partido, creo que Oribe debería aprovechar cuando lo marcan así para precisamente jalar marca y dejar libre a algún otro compañero que pueda entrar en mejor posición.

Rentería, que anduvo deambulando perdido en el terreno de juego durante casi todo el segundo lapso, ya en tiempo de compensación tuvo un balón que cedió para que el recién ingresado Eduardo Herrera marcara su primer gol con Los Guerreros y consiguiera de esta manera el empate.

Al final, los cambios funcionaron y el empate es justo por lo hecho por ambas escuadras.

El siguiente partido para el Santos Laguna será este viernes, cuando reciba en el Estadio Corona a Los Monarcas de Morelia, que dicho sea de paso, andan en buen momento y buscarán revertir el reciente descalabro que les causó el equipo del Monterrey y con el cual perdieron la cima de la tabla.

Muy atenta deberá estar la Defensa Guerrera al marcar a hombres como Aldo Leao, Héctor Mancilla o Jefferson Montero, no se pueden permitir errores de marcación que culminen con goles en contra.

ANIMO GUERREROS!!!…

Contacto vía twitter:  @napoleonname  |  @pasionguerrera

Foto: periodicocorreo.com.mx