.

Este Santos Laguna actual nos recuerda un poco a los equipos de la época anterior a que Grupo Modelo tomara las riendas del Club, hoy se encuentran Los Guerreros con un muy mal inicio de torneo, en la parte baja de la tabla y a muy poco de pisar el sótano.

En esos años, el equipo siempre estaba con problemas de descenso y también con problemas económicos, pero hay dos grandes diferencias, una es que los jugadores de esa época querían trascender y se partían el alma en la cancha, así, aunque se perdiera un partido la afición agradecía la entrega, hoy en cambio, juegan con tal displicencia que pareciera no importarles el mal paso del equipo; La otra es la propia afición, que en ese tiempo, aún y cuando el equipo andaba mal, apoyaba en todo momento y el antiguo Estadio Corona, chiquito, incómodo y con los calificativos que Usted guste y mande, siempre estaba lleno.

Afortunadamente, en la actualidad Santos Laguna está muy lejos del descenso.

Se fueron ya cuatro jornadas y de los 12 puntos disputados, Los Guerreros apenas han podido conseguir tres, y de qué manera, todos han sido empates muy sufridos al final de los partidos, con el rival encima creando las mejores jugadas y salvándose de una casi inminente derrota.

Dicen que Santos Laguna actualmente tiene un plantel limitado, no estoy completamente de acuerdo con eso, es verdad que ya no se tiene el poder económico y el respaldo de la cervecera, que se ha reducido la plantilla en cuanto a sueldos y que se han subido jóvenes al primer equipo, pero ¿equipo limitado?, equipo limitado el Puebla y casi nos gana en nuestra casa, equipo limitado el Querétaro y nos estuvo “apedreando el rancho”, incluso Chivas se puede decir que tiene un equipo limitado o por lo menos más limitado que Santos Laguna, y también por muy poco nos salvamos de la derrota.

El partido anterior ante los Gallos, Los Guerreros estuvieron jugando un poco mejor que los anteriores encuentros, pero siguen sin poder crear un real peligro en las porterías rivales, falta cohesión en el equipo, falta integrar todas las líneas, y los jugadores que más participan y que generan un poco de juego ofensivo, inexplicablemente son los que salen del terreno de juego.

Cuando parecía que el Santos Laguna jugaba mejor, tenía más el balón y generaba un poco más a la ofensiva, Pedro Caixinha manda a la cancha unos cambios inexplicables, saca del terreno de juego a Javier Orozco que era de los pocos que generaba juego ofensivo e incluso “el chuletita” también bajaba a defender e ingresa al defensa César Ibáñez en un claro intento de “cuidar el puntito”, se replegaron, se tiraron atrás, queriendo defenderse tal y como le gusta al portugués (algo que al parecer solo a él le gusta), sale también Marc Crosas que si bien no estaba dando un juego espectacular, ponía balones al frente y recuperaba en media cancha y en su lugar entra Sergio Ceballos… ¿Quién?, sí, Sergio Ceballos… ¿y quién es Sergio Ceballos?, pues no sé, pero él ingresó… ¿y qué hizo?, cometió una falta… ¿y qué más?, nada más, solo entró a cometer una falta…

Al parecer este jugador será ahora el “consentido” de Caixinha, como lo ha hecho desde su llegada, como lo hizo en su momento con Mario Cárdenas, del que podemos preguntarnos ahora, ¿y dónde está, si Caixinha le veía tanto potencial?

No tengo nada en contra de meter a los chavos, para que se vayan fogueando y que aprendan de sus compañeros, todo lo contrario, pero creo que hay partidos y circunstancias propicias para hacerlo, y éste no era uno de ellos.

En ese momento Santos Laguna cedió el balón, la iniciativa y el juego al rival, ahí comenzó el Querétaro a apretar, a jugar mejor, y a generar mayor peligro en la meta de Oswaldo Sánchez.

El último cambio fue prácticamente nadie por nadie, salió “el fantasma” Néstor Calderón e ingresó otro fantasma, Andrés Rentería.

Los Guerreros vuelven a salvarse de la derrota en los últimos momentos del partido, sufriendo de más y decepcionando nuevamente a la afición guerrera que ve con muy pocas esperanzas este torneo, así como la Copa Libertadores que con este plantel sin refuerzos y sin idea futbolística, será muy difícil lograr esa trascendencia de la que tanto habla Alejandro Irarragorri, pero que no es congruente con lo que muestra el equipo en la cancha.

El siguiente partido será en casa ante el Toluca, y yo espero que el Señor Caixinha ahora sí aprenda la lección y no le ceda la iniciativa al rival, Santos Laguna es un equipo que está diseñado para atacar, no para defender, pero si ante Toluca se van a tirar atrás tratando de rescatar un puntito… sin querer ser ave de mal agüero, por la forma en que están jugando ambos cuadros, creo que saldremos con la primera derrota en casa. Espero equivocarme.

ANIMO GUERREROS!!!…

Contacto vía twitter:  @napoleonname  |  @pasionguerrera

Foto: aztecadeportes.com