.

Oswaldo Sánchez, implantó una nueva marca en el futbol mexicano, un record más en su haber, al jugar 698 partidos disputados en la Primera División, superando así los 697 del exsantista “El Maestro” Benjamín Galindo.

El arquero y capitán del Santos Laguna, recibió un homenaje en el Estadio Corona tanto por parte del Club, como también del Atlas, equipo en el cual debutó como profesional.

Desafortunadamente su equipo le ensució el record conseguido.

 Endeble, vulnerable y nula es la defensa del Santos Laguna que en los últimos dos partidos ha recibido siete goles.

Muy caro han costado los errores defensivos en el  presente torneo, jugadores como Javier Abella, de quien se puede decir que es por su novatez, Osvaldo Alanís que ya no es un debutante y Jonathan Lacerda, que no está jugando en su posición natural, han cometido errores defensivos que llegan a ser goles de los contrarios.

En el partido del viernes pasado en contra del Atlas de Guadalajara, mucho tuvo que ver también la alineación y la estrategia que el timonel Pedro Caixinha envió a la cancha.

No somos entrenadores ni mucho menos, pero como aficionados hay cosas que no entiendes. Si tu defensa está mal y ya está recuperado Néstor Araujo ¿por qué no inicia en lugar de Osvaldo Alanís o Rafaél Figueroa?; si ya tienes listos a Rodolfo Salinas y Marc Crosas ¿por qué metes de titular a Sergio Ceballos?; si no vas a contar con Oribe Peralta y ya está recuperado Javier Orozco ¿por qué no inicia?, si Javier Abella ha estado jugando de lateral por derecha ¿por qué lo cambias de posición?, si no vas a contar con Jonathan Lacerda para cubrir la lateral izquierda ¿por qué no llamas a Osmar Mares?, que también Osmar comete errores y pierde mucho la posición, sí, es verdad, pero no tienes a nadie más que pueda cubrir ese terreno.

El encuentro comenzó sin mucho orden de ninguno de los dos equipos, aunque con un Santos Laguna que tenía un poco más el balón, hasta que llegó el gol de Carlos Darwin Quintero en un rechace del arquero atlista que le quedó primero a Eduardo Herrera quien no pudo rematar y después el colombiano envió el balón al fondo de la red rojinegra.

A partir de ahí, Los Guerreros se confiaron, ya no tocaron el balón, erraban casi todos los pases y estuvieron cascareando, siendo que el Atlas, que en realidad no traía gran cosa, con lo poco que tenían le pasó por encima a un Santos Laguna que no se acomodaba en la cancha.

Para el segundo tiempo salió de la cancha Sergio Ceballos, pero ingresó Javier Orozco, queriendo dar una mayor ofensiva a los laguneros, pero esto provocó que se perdiera la media cancha, ya que Juan Pablo Rodríguez y Mauro Cejas no podían detener los embates del contrario. Por su parte, los delanteros se estorbaban entre ellos y la defensa se mostraba muy vulnerable, cualquier ataque rojinegro era de peligro, ya que los defensivos santistas estaban perdidos.

Ingresó Néstor Calderón e hizo lo que normalmente hace, desaparecer en el terreno de juego. Es otra de las cosas que uno como aficionado no comprende, si este jugador no ha pesado en toda la temporada ¿por qué lo sigues considerando?

Al final, el Atlas que históricamente ha sido un clientazo de Los Guerreros, se alzó con la victoria y rompió la hegemonía que tenía el cuadro lagunero sobre ellos.

El partido siguiente es en contra del América en el Estadio Azteca, Las Águilas vienen de ganarle al Monterrey y querrán seguir en busca de los primeros lugares, por lo que Los Guerreros deberán corregir los errores defensivos y trabajar en la contundencia al frente.

ANIMO GUERREROS!!!…

Contacto vía twitter:  @napoleonname  |  @pasionguerrera

Foto: Deportes.terra.com.mx