.

Un partido de alto riesgo será el del próximo martes 11 de Marzo el que Los Guerreros sostendrán en contra del Deportivo Anzoátegui de Venezuela, en lo que será la tercera fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores.

Y no tanto por lo futbolístico, claro, sin el ánimo de subestimar al cuadro sudamericano, sino por la situación tan crítica que está viviendo aquel país, en el que las protestas y enfrentamientos de las fuerzas gubernamentales en contra de su propio pueblo, han dejado ya un saldo de cuando menos 17 muertos y cientos de heridos (según cifras oficiales, quizás en realidad son más), en el que su presidente Nicolás Maduro rompió relaciones y expulsó a los cancilleres de Estados Unidos y Panamá, y señala que en México y con participación de mexicanos, es donde se han gestado los intentos de golpes y conspiraciones políticas en su contra.

Entonces, en un país cuya situación es de una crisis muy fuerte no solo política, sino económica y con un gobernante que culpa a nuestro país de estar en su contra, es muy arriesgado enviar a un equipo mexicano a jugar allá.

Entrevistado para Grupo Imagen, el presidente del Club Santos Laguna, Alejandro Irarragorri, declaró el Club tiene que ponerse en manos de la Federación, ya que ellos directamente no pueden intervenir, pero que se han hecho las gestiones con la Federación Mexicana de Futbol para que medien ante la Conmebol y la Federación Venezolana, de manera que ellos certifiquen que existan las garantías para que se pueda llevar a cabo el partido sin consecuencias ni exponiendo la integridad física de los jugadores.

En ese sentido, la respuesta de la Conmebol es que sí existen las garantías para jugarlo, pero ¿cómo garantiza Conmebol que no habrá efectos adversos en contra de los mexicanos?, ¿acaso pactarán con el gobierno y con los manifestantes para que mientras se encuentre el Santos Laguna en ese país no haya enfrentamientos?, claro que no, esto es imposible.

Asimismo, dicen que habrá un visor en el partido, ¿y qué puede hacer un visor para otorgar las garantías individuales al cuerpo técnico y los jugadores?, ¿qué puede hacer un visor para salvaguardar la integridad física de los asistentes?, el que haya un visor por parte de la Conmebol en el partido no garantiza absolutamente nada.

Yo creo que hacen muy mal tanto la Conmebol como la propia Femexfut en exponer al equipo para jugar ese partido.

Hay dos antecedentes muy recientes para ese tipo de situaciones: en la UEFA Europa Ligue, el Dynamo de Kiev cambió la sede para jugar su partido en contra del Valencia de España, esto debido a la crisis política que se vive en Ucrania, llevándose a cabo en la fecha programada, pero en Nicosia, Chipre.

Incluso la misma selección ucraniana también cambió de sede para el partido amistoso en contra de Estados Unidos, partido que de igual manera se jugó en Chipre.

En este caso, yo creo que la Femexfut debería hacer las gestiones necesarias para cambiar la sede del encuentro entre el Deportivo Anzoátegui y el Santos Laguna, ahora bien, si el equipo o la Federación Venezolana no quieren cambiar la sede, podrían entonces cambiar las fechas y que primero se juegue en Torreón, aunque el segundo partido es muy cercano, será el 18 del mismo mes. Lo mejor definitivamente sería cambiar de sede.

Esperemos que las autoridades de la confederación y de los dos países involucrados piensen mejor las cosas y garanticen la seguridad no solo de los nuestros, sino también del mismo cuadro venezolano y de los aficionados tanto mexicanos como venezolanos que puedan asistir a presenciar el encuentro.

ANIMO GUERREROS!!!…

Contacto vía twitter:  @napoleonname  |  @pasionguerrera

Foto: Archivo.