El partido anterior del Santos Laguna en contra del Monterrey en el Estadio del Instituto Tecnológico de Monterrey, se vio un partido que en el papel pareciera ser bastante bueno, con dos equipos de características ofensivas, con una rivalidad importante, con un empate a dos goles que podría indicar que se vivió un gran encuentro y hasta con dos conatos de bronca dentro de la cancha, producto de la intensidad con que se viven los juegos entre estos dos equipos.

Sin embargo, no todo lo anterior fue así.

En el primer tiempo, Los Guerreros parecía que estaban cascareando, sí tenían más el balón que el rival, pero no llegaban con peligro. Generaban oportunidades a la ofensiva pero no sabían, o no podían, o tal vez no querían concretarlas. Parecía que se estaban cuidando para el partido de entre semana correspondiente a la Copa Libertadores.

Fue un muy mal primer tiempo, tal vez el peor que yo le he visto al equipo en el presente torneo.

Por su parte, el Monterrey fue contundente, generó dos oportunidades de real peligro y las concretó.

Después de la caída del primer gol en contra, Santos Laguna seguía sin despertar, seguía jugando igual, cayó el segundo y no se veía por donde Los Guerreros pudieran hacer un poco de daño en la portería rival.

Ribair Rodríguez salió del terreno de juego en el mismo primer tiempo, sin una lesión aparente, y siendo el mejor hombre del Santos Laguna en la cancha. Tampoco fue un cambio táctico, algo le pasó al uruguayo que se sintió mal dentro de la cancha y pidió su cambio, ingresando en su lugar Sergio Ceballos.

Para la segunda parte salió Jonathan Lacerda y entró Osmar Mares, que tampoco podía contener los constantes embates de los regiomontanos. Salió también Javier Orozco cediéndole su lugar a Mauro Cejas.

Los cambios parecían no haber funcionado, incluso Monterrey pudo haber goleado. Gracias a Oswaldo Sánchez se evitó lo que hubiera sido un marcador escandaloso.

Creo que el verdugo del Monterrey, fue el mismo Monterrey, que en su afán de querer ver a Humberto Suazo nuevamente en la cancha, hizo modificaciones sacando del terreno de juego a sus dos hombres más ofensivos, Neri Cardozo y César Delgado, quien estaba él solo haciendo garras a la defensiva lagunera, y regalando así el medio campo. Fue hasta entonces que nuevamente Los Guerreros tomaron control del balón y con un gran centro de Carlos Darwin Quintero, el que se levantó solo por encima de propios y extraños fue Sergio Ceballos, para anotar de cabeza su primer gol en la primera división.

Ya para finalizar el encuentro y con un Santos Laguna volcado a la ofensiva, Oribe Peralta suelta un riflazo que rechaza el portero, pero en contrarremate, él mismo de cabeza anota el de la igualada.

Todavía Mauro Cejas tuvo en sus botines lo que hubiera podido ser el gol del triunfo para Los Guerreros, pero lo quiso colocar mucho, o no le pegó con suficiente fuerza, el caso es que solo le salió un tirito a las manos del arquero.

Es verdad que Los Guerreros nos han acostumbrado a comenzar perdiendo y alcanzar o remontar, pero va a llegar un momento en el que esto ya no les va a funcionar, y por muy poco les sucede en este partido.

Oswaldo Sánchez se alzó como el hombre clave para el Santos Laguna, evitando por lo menos dos goles que ya se cantaban en contra.

Con este empate, Los Guerreros caen un lugar en la tabla de posiciones, y con lo parejo y mediocre del sistema de competencia mexicano, de perder un partido más estarían al borde de no alcanzar la liguilla por el título.

Lo que sigue para Santos Laguna, es disputar el jueves en punto de las 18:00 tiempo de México, el último partido de la fase de grupos de la Copa Libertadores en contra del Arsenal de Sarandí en Argentina, partido para el cual no viajaron varios de los titulares.

Esperamos que vayan realmente a hacer un buen partido y con la intensión de ganar, ya que de conseguir puntos, aunque sea un empate, se colocarían como el equipo mexicano que más puntos logra en fase de grupos de esta competencia internacional.

ANIMO GUERREROS!!!…

Contacto vía twitter:  @napoleonname  |  @pasionguerrera

Foto: mediotiempo.com