No quisiera decir “se los dije”, pero…

Que deplorable actuación la de anoche en el Estadio Corona por parte de unos ¿Guerreros?, que simple y sencillamente no quieren trascender.

El equipo de Lanús vino a situarnos en nuestra realidad, Santos Laguna no tiene con qué competir. Si los delanteros no andan finos, se viene la debacle.

Se veían muy nerviosos los jugadores laguneros, tal vez ese afán de querer demostrar (lo que no pudieron hacer) o tal vez la presión de saber que tenían que ganar a como diera lugar, el caso es que no se engancharon en todo el partido.

Oribe Peralta tuvo algunas acciones pero siempre marcado entre dos no pudo contra los defensores argentinos.

Carlos Darwin Quintero muy errático, Andrés Rentería demostrando que sigue siendo un novato y haciéndose expulsar tontamente, Javier Abella siempre fuera de su posición, Sergio Ceballos muy verde y no por el color de la playera que porta.

El mal planteamiento del partido por parte del cuerpo técnico se vio desde los primeros minutos, y no cambió a lo largo del encuentro, comenzó mal y terminó de igual manera.

El tener a cuatro delanteros no te garantiza que vayan a caer los goles, puedes incluso meter a 10 delanteros y eso no va a hacer que tu equipo gane, al contrario, mientras más gente tengas al frente más se estorban entre ellos.

Javier Orozco estuvo desaparecido, ingresó Eduardo Herrera y creo que ni siquiera tocó el balón, Mauro Cejas… bueno, ya no tiene ni caso hablar de este “jugador”, que hizo lo que siempre hace: nada.

Yo no sé si de verdad los jugadores tenían claro lo que se estaban jugando, o si tenían claro que difícilmente se les va a volver a presentar una oportunidad así.

Aún después del primer gol de Lanús, Santos Laguna tenía el balón e iba al frente, sin mucha idea, pero iba al frente y generaba algo no de peligro pero tal vez sí de incomodidad al equipo argentino, y en una jugadita de esas que les encanta hacer, Rentería quiere dar el balón “de taquito” hacia atrás con el talón, y se la regaló al rival, que fácilmente pasó por la lenta e inoperante defensiva guerrera, para que Sergio Ceballos le cometiera una muy clara falta dentro del área y se sentenciara el partido con un penal.

Es verdad que el equipo no funcionó colectivamente, pero estos dos jugadores, Rentería y Ceballos, terminaron de sepultar el sueño libertador que tenía la Afición Guerrera.

Ahora le pregunto a la afición, así como hasta el día de hoy no perdonan a Vicente Matías Vuoso por haber fallado aquel penal contra Toluca, ¿harán lo mismo con Ceballos?, ¿o a él sí le perdonarán el haber cometido el penal contra Lanús?

Y luego se molestan algunos jugadores porque por este tipo de actuaciones se les critica y hasta nos bloquean de sus cuentas de twitter. Solo algunos, porque también hay que decirlo, hay otros que sí tienen el carácter y los tamaños para aceptar la crítica y reconocer sus errores.

Y luego se enojan también cuando digo que Pedro Caixinha no aprende y se casa con su idea. ¿Cuál es la diferencia con un equipo que sí estudia al rival?, ayer mismo se vio, en las entrevistas que hizo la cadena Fox Sports, que es la que tiene en exclusiva la transmisión de la Copa Bridgestone Libertadores, los mismos jugadores argentinos lo dijeron:

“Sabíamos que vendríamos contra un equipo que no sabe defenderse, la clave era no dejarlos hacer gol y en cuanto puedas, atácalos, ellos tienen una mala defensa y no se saben defender cuando los atacas”.

Ellos, los jugadores de Lanús, tenían muy claro a lo que venían, en cambio los nuestros, parece que se van al ataque “a lo loco” y descuidan la retaguardia, que de por sí es mala.

Las malas decisiones tanto a nivel directivo como a nivel cancha, han mermado en los resultados obtenidos.

¿Qué equipo, que sabe que va a encarar dos torneos, uno de ellos internacional y de alto nivel competitivo, no se refuerza?

El “hubiera” no existe pero, ¿y si Santos Laguna “hubiera” enviado a sus titulares a jugar contra Arsenal?, ¿y si se “hubiera” ganado ese partido?, desde ese momento “hubieran” hecho historia colocándose en solitario como el equipo mexicano que mejor papel ha hecho en fase de grupos, “hubieran” terminado como primer lugar generar del torneo y por ende, “hubieran” jugado esta instancia de octavos de final contra un equipo más débil, pero como lo dije antes, ellos mismos son los que no quieren trascender.

Me queda claro que pase lo que pase en el torneo local, el proyecto de Caixinha continuará, y ahora pregunto a la directiva y al propio cuerpo técnico, ¿ya se dieron cuenta cual es el lado flaco del equipo?, ¿ya tienen en mente posibles refuerzos?, ¿o van a seguir en la misma línea y no reforzar al equipo para debutar más gente que aún no está preparada para jugar en Primera División?

No sabía cómo titular esta publicación y tenía en mente varias opciones como: “No quieren trascender”, “El primer adiós”, “De vuelta a la realidad”, pero al final me decidí por el propio slogan del equipo, ya que creo eso es lo que nos están vendiendo, solo “Sueños e ilusiones”.

ANIMO GUERREROS!!!…

Contacto vía twitter:  @napoleonname  |  @pasionguerrera

Foto | Mediotiempo