El pasado miércoles por la noche, Los Guerreros perdieron el primer partido de la serie de cuartos de final por el título del futbol mexicano, en un partido de volteretas en el que comenzaron perdiendo, le dieron la vuelta al marcador y parecían tener en sus manos el triunfo, pero al final, las malas decisiones técnicas hicieron mella terminaron perdiendo y siendo exhibidos.

Pedro Caixinha nuevamente no es congruente con sus palabras, en conferencia de prensa, el lusitano dice que estos partidos no son para jugarse sino para ganarse, pero nuevamente el planteamiento del partido le sale mal. Los cambios no le funcionaron y vuelve a lo mismo de siempre.

Ya son tres liguillas, una copa de Concacaf y una copa libertadores para el portugués, y no aprende la lección.

Las fallas defensivas no cesan y en esta ocasión le tocó a Ribair Rodríguez cargar con la primera, mima que derivó en el primer gol en contra.

Aunque después de esto, el poderío ofensivo del Santos Laguna apareció y jugando un buen futbol le dieron la vuelta al marcador de manera contundente y se pusieron 3 a 1, frente a un América que no encontraba por dónde hacer daño y que estaban siendo acosados por la delantera guerrera.

Incluso a Carlos Darwin Quintero le fue anulado un gol legítimo por una supuesta mano de Oribe Peralta, misma que se cansaron de buscar los técnicos, productores y comentaristas de la televisora y jamás la encontraron, al contrario, con cada toma y cada repetición se veía aún más claramente que la mano nunca existió.

Tenía Santos Laguna prácticamente en la lona a unas Águilas que no encontraban el rumbo, y es cuando Pedro Caixinha, con esa terquedad y ese afán por querer meter en todos y cada uno de los partidos que se disputan al jovencito Sergio Ceballos, saca a Rodolfo Salinas del terreno de juego y con esto regala la media cancha.

A partir de este cambio de Los Guerreros, el América tuvo más el balón y comenzó a generar mayor peligro.

Nuevamente lo digo, no tengo nada en contra de Sergio Ceballos, incluso ha dado algunos partidos buenos y hasta ha anotado goles, es un joven al cual yo sí le veo condiciones, pero insisto, hay partidos y circunstancias para meter a los jóvenes para que vayan teniendo minutos y vayan adquiriendo experiencia, sin embargo, en un partido de liguilla no puedes hacer eso, no te puedes confiar aún y cuando vayas ganando. Estos partidos, el mismo Caixinha lo dijo, “SON PARA GANARLOS, NO PARA JUGARLOS”.

Y aunado a lo anterior, saca también a Carlos Darwin Quintero, que era el mejor hombre del Santos Laguna, era quien esteba generando el 80% o 90% del juego ofensivo. Con su salida, el equipo renunció al ataque, Javier Orozco ni siquiera tocó el balón, se metieron atrás a tratar de defender la ventaja, ¿pero cómo te atreves a tratar de defender con una defensa que parece de origami?

No me explico cómo es que el cuerpo técnico aún no se da cuenta que NO TENEMOS DEFENSA.

Si tu mejor defensa es el ataque, ¿por qué renuncias a ello?

Incluso los comentaristas de la televisora, que se pasaron todo el primer tiempo y parte del segundo buscando justificaciones por la derrota parcial que tenía su equipo, ellos mismos lo dijeron al final:

“Si lo que mejor haces es atacar, ¿por qué dejas de hacerlo?”

“Si tienes un equipo que no se sabe defender, ¿por qué los mandas a defender?”

Con estos cambios y este mal planteamiento del partido, Santos Laguna cavó su propia tumba.

En contraparte, mis respetos y mi reconocimiento para el América, que nunca bajó los brazos, que nunca dejó de atacar, que fue en busca del segundo gol y lo consiguieron, que buscó el empate y también lo logró, que se dio cuenta que podía ganar el partido y siguió atacando hasta conseguir darle la vuelta y ganarlo con dos goles de diferencia, y dicha sea la verdad, si hubieran tenido más tiempo habrían marcado un sexto gol.

Si bien los últimos dos goles fueron de cierta forma circunstanciales, o como lo dijo Oswaldo Sánchez:

“El América tuvo mucha fortuna en los goles que metió, como un desvío y luego un resbalón”

Pues esos son los errores y desatenciones que han caracterizado a Los Guerreros a lo largo de todo el torneo, incluso él mismo colaboró con el último gol.

El panorama se ve muy complicado, aunque no es imposible. Yo confío plenamente en la delantera guerrera para hacer esos dos goles que nos llevarían a la semifinal, en quien no confío es en la defensa de papel o de ornamento que tenemos.

Deberán estar muy atentos, concentrados y tratar de no cometer más errores defensivos, y Caixinha pues no mandarlos a defender, y si tu equipo está funcionando bien, no lo desequilibres, déjalo como está.

También comentó Oswaldo Sánchez en su arribo a Torreón:

“Hay que apoyar, de nada sirve seguir analizando lo que dejamos de hacer”

¡Desde luego que hay que apoyar!, por parte de la afición creo que daremos todo el apoyo necesario y estoy seguro que volverá a pesar La Casa Del Dolor Ajeno, pero con respecto a analizar lo que dejaron de hacer, pues es hacerles ver los puntos débiles que al parecer a su entrenador le pasan de noche, puesto que no los corrige.

Este sábado el Estadio Corona deberá rugir.

Hoy más que nunca debemos retomar aquella frase que inmortalizara Héctor “El Pity” Altamirano:

“UN GUERRERO NUNCA MUERE”.

ANIMO GUERREROS!!!…

#JuntosPorLa5a

Contacto vía twitter:  @napoleonname  |  @pasionguerrera

Foto: Espnfc.com