Por Paul Zuñiga

Al aficionado nunca le gusta cuando se va un ídolo de su club, se sienten traicionados, sienten coraje hacía la directiva, etc. La verdad es que para que surjan nuevos ídolos, nuevos líderes, tienen que salir los que estaban antes, duele pero todo es parte de una renovación, desde siempre ha pasado, recordemos casos como Daniel Guzmán, Ramón Ramírez, Gabriel Caballero, Héctor Adomaitis, Jared Borgetti, Rodrigo Ruiz, Héctor Altamirano, Matías Vuoso, Christian Benítez, Daniel Ludueña, Ivan Estrada, Oribe Peralta y ahora los que nos dejan, si bien no todos llegaron a convertirse en ídolos, y si bien uno en especifico llego a ser odiado, aquí muestro mi análisis de cada uno:

-Oswaldo Sánchez: Gran capitán y el mejor portero que hasta el momento ha portado la playera Guerrera, llego en la renovación del equipo que se dio para salvarse del descenso y posteriormente levantaría dos veces el tan buscado trofeo de campeón. Logro cumplir su partido 100 con la selección mexicana siendo santista, un portero muy completo con grandes lances, buenas salidas por arriba y sabiendo también achicar en las salidas, de ahí que su gran alumno Alfredo Talavera, actual portero de Toluca sea considerado por muchos como el portero mexicano más completo en la actualidad, siendo una copia exacta de Oswaldo en sus mejores tiempos. Esperemos Julio pueda heredar al igual que Talavera los conocimientos y habilidades de nuestro antiguo capitán. Además es un jugador muy apasionado, un arma de doble filo ya que le costó incluso expulsiones innecesarias en partidos importantes y lesiones por sobre exigirse. Sin duda tendría que convertirse en Guerrero de Honor y Santo Inmortal.

-Juan Pablo Rodríguez: Gran líder sobre el terreno de juego, de excelente toque y aguerrido en la recuperación de balón.  Sin duda se notaba mucho cuando no estaba en la cancha, pieza fundamental también en la renovación del equipo del 2007 y en los campeonatos obtenidos en 2008 y 2012. Cobrador de penales por excelencia y muy bueno en el cobro de tiros libres. Sin embargo la edad le empezaba a cobrar factura y dejo de tener potencia en las piernas, misma se noto cuando empezó a dejar de cobrar los tiros de esquina, aun así se esperaría también llegue a formar parte de los Guerreros de Honor y sería bueno tal y como lo declaró que pudiera llegar en otra etapa de su carrera a la institución y transmitir a los nuevos jugadores su gran visión de cancha  liderazgo.

-Carlos Darwin Quintero: Jugador explosivo que de todos los que se van es el único que lo hace en lo que es quizá su mejor momento, lo que sirvió para hacerse de dos buenos jugadores y una gran suma de dinero al club. Tuvo un gran crecimiento con Santos, se volvió más inteligente a la hora de jugar, si bien muchas veces nos desespero con jugadas de más o jugadas de lujo que al final no prosperaban, la mayor parte del tiempo nos deslumbro  su gran habilidad con el balón, sus grandes goles de todas las formas posibles y cuando le hacía sombreritos a sus rivales no por presumir si no como recurso para librar la marca. Llego a convertirse en el cuarto mejor goleador del club Santos Laguna, y por el momento le queda un buen tiempo para que alguien lo pueda llegar a desplazar por lo que también tendría que ser candidato fuerte a Guerrero de Honor.  

-Rafael Figueroa: si bien aún sigue entrenando y teniendo actividad con el equipo a pesar de estar transferible, es obvio que no entra en planes del equipo, incluso desde la temporada pasada que no tuvo acción y jugaba más bien como refuerzo en la categoría sub20. Para muchos, incluyéndome, el jugador que más ha sentido la playera en la historia del equipo. Lagunero de nacimiento y si bien no muy hábil, en su momento fue un gran defensa que de repente nos sorprendía a todos con ataques de gran habilidad, desbordando por la banda, burlando jugadores rivales e incluso marcando buenos goles todo gracias a su Corazón de León, que hacía que diera todo su máximo esfuerzo en cada juego, por lo que significa para la institución también me gustaría verlo como Guerrero de Honor.

-Ribair Rodríguez: Un jugador del cual se le pudo sacar más provecho, si bien no es muy dotado técnicamente su garra charrúa lo vuelve muy aguerrido a la hora de recuperar el balón, lo cual también le costó varias expulsiones. La afición de Boca Junior sufrió al darse su salida al club lagunero y lamentablemente en Santos no se le dio ese apoyo que quizá se merecía.

-Mauro Cejas: Llego para ser suplente de Daniel Ludueña, más sin embargo nunca dio el ancho, si bien la calidad la tiene, la entrega que se esperaba de él nunca llego. Al momento de su contratación llego lesionado, y tardo tiempo en recuperarse, tiempo que acrecentaba la expectativa que la afición tenía de él. Si bien marco muy buenos goles, también se noto muchas veces la falta de ese carácter que vuelve a jugadores en Guerreros.

No cabe duda que la institución se deshizo de nominas altas y gente de experiencia para apostar al dinamismo de la juventud. Por lo pronto se ve bien el nuevo equipo, habrá que esperar quien de los nuevos jugadores se consagraran como auténticos Guerreros y quien será criticado por la afición (esperemos ninguno).  Solo nos queda agradecer a cada jugador todo lo que dieron en Santos y esperar con ansías un nuevo torneo, apoyar, exigir y alentar al equipo.

CONTACTO DIRECTO: @pasionguerrera