Si quedaba algún resquicio de esperanza para salvar la pésima temporada que tiene Santos Laguna, éste terminó por irse con el paupérrimo partido del martes pasado.

Un servidor pensaba (y así lo publiqué), que contra Dorados, Los Guerreros podrían por fin ganar en el Estadio Corona y con ello tomar la confianza que les faltaba para tener un buen cierre de campaña y poder acceder a la liguilla, aunque (y también lo expuse) no tuviéramos el equipo suficiente para pelear y tratar de revalidar el título recién conseguido.

Sin embargo, la situación actual del equipo es ya de crisis, hay que aceptarlo y señalarlo.

El mal paso del Santos Laguna en el actual torneo, ya no pasa solamente por lo mental, sino también por lo emocional y por la falta de actitud de los jugadores. No se ve que quieran salir del mal momento, no juegan con ganas, son apáticos en la cancha, no tienen hambre de triunfo, salen al campo solo por cumplir.

Algunos de ellos han declarado que son precisamente ellos los primeros en querer revertir la situación, pero la realidad es que en la cancha muestran otra cosa muy distinta.

Actualmente, hasta Agustín Marchesín, que es considerado por muchos como el mejor portero de la Liga MX, tiene una baja de juego y un desánimo que es palpable en su accionar, y lo mismo que pasa con el resto del plantel.

Por ahí Bryan Rabello o Diego González tienen alguna buena acción, ¿y los demás?, la delantera simplemente NO EXISTE, la zona defensiva se ve vulnerable, sobre todo por la banda derecha.

¿Se darán cuenta en realidad de su realidad?, Y no solo ellos, sino todos los que forman parte del plantel, incluyendo directivos y cuerpo técnico.

¿Qué debe hacer Pako Ayestarán?, ¿sentar a todo el plantel y poner a jugar a la sub 20?, quizás los jóvenes tengan mayor ambición y más ganas de trascender que el primer equipo.

Creo que el español debería ir planeando desde ya, la próxima temporada, visualizar posibles bajas y refuerzos, y presentar desde ahora un plan a los altos mandos del equipo. Del actual plantel, ya están sobrando más de cuatro.

Ya no queda mucho tiempo para seguir con esos proyectos de ser el equipo más joven y estar contratando refuerzos de segundas divisiones para traerlos a la primera mexicana, creámoslo o no, EL FANTASMA DEL DESCENSO SE ACERCA. Se van borrando las buenas temporadas en que Los Guerreros terminaban en Primero, Segundo o Cuarto lugar y van quedando las que terminan en Noveno, Octavo y muy probablemente último o penúltimo.

A nivel directivo deben darse cuenta que este plan NO ESTÁ FUNCIONANDO, si bien se consiguió un campeonato y un título de copa, todo se puede ir a la basura con las malas temporadas que se van sumando a la tabla de cocientes.

A los jugadores les digo: Señores, quien ya no quiera seguir en el barco, bájese de una vez. Los aficionados lo somos del equipo, no de las personas. Vamos al estadio no por alguien en especial, sino por el equipo, por el amor a la camiseta. En Santos Laguna desde siempre ha quedado muy claro que ningún jugador está por encima de la institución, si se han ido grandes y verdaderos ídolos

como Jared Borghetti, Héctor Adomaitis o Rodrigo Ruíz, no crean que con ustedes va a ser diferente. Nadie es indispensable. Los jugadores van y vienen, los colores permanecen.

Y a la afición, pues no nos queda más que apoyar, en las buenas, en las malas y en las peores. Hoy y siempre GUERREROS MÁS QUE NUNCA.

ANIMO GUERREROS!!!…

Contacto vía twitter: @napoleonname | @pasionguerrera