Los guerreros del Santos Laguna igualaron a cero goles en la visita que le hicieron al equipo de Los Ángeles Galaxy, en el partido de ida de los Cuartos de final de la CONCACAF Liga de Campeones, siendo un resultado positivo en cierta forma al no recibir gol y que la serie se mantenga en tono de suspenso a definirse el próximo martes en la cancha del Estadio Corona.

El equipo de la Comarca lagunera llegó a tierras estadounidenses con la encomienda de sacar un resultado que les favoreciera para cerrar en casa la serie con mayor tranquilidad, el empate es buen resultado pero si se considera que no se marcó gol como visitante, no es tan bueno como parece , ya que si el equipo angelino logra hacer un tanto en Torreón en el juego de vuelta, pondría en apuros a la escuadra verdiblanca quien tendrá que anotar dos goles para poder superarlos en el marcador global.

El partido comenzó con una llegada importante para el equipo local tras un tiro de esquina que cabeceó el defensa belga Van Damm y de milagro con grandes reflejos el arquero santista Agustín Marchesín pudo detener con un gran lance a su costado izquierdo.

Después de eso, el partido transcurrió en un ritmo semilento con dos escuadras que buscaban defenderse bien antes de atacar al rival. Un equipo lagunero que mostró mucha solvencia en su zaga defensiva comandada por Carlos Izquierdoz y Néstor Araujo y por las bandas con grandes intervenciones de Jorge Villafaña y Javier Abella quienes en todo momento estuvieron atentos a las posibles incorporaciones que hacían el internacional inglés Ashley Cole y Giovani Dos Santos por la banda de la izquierda y derecha respectivamente.

En el primer tiempo, los dirigidos por Luis Zubeldía no mostraron su mejor futbol ofensivo con intentos poco alarmantes para la defensiva del Galaxy. Una de las jugadas más interesantes fue ejecutada por Martín Bravo por el sector de la izquierda en la que mando un centro al área que fue cortado por un rival que paso cerca del arco. Así como algunos intentos con tiros de larga distancia del chileno Bryan Rabello.

Para la parte complementaria, Santos se vio mucho más propositivo al ataque con más variantes por las bandas ejecutadas por el “Avión” Calderón y Luis Mendoza.

Justamente la jugada de mayor peligro para los guerreros fue a balón parado en los linderos del área grande recargada hacia el lado izquierdo, cuando Néstor Calderón mandó un centro que buscaba el desvío de algún jugador santista que pudiera peinarla y darle dirección de gol, y así fue, Izquierdoz se levantó ante la salida del guardameta del equipo local, y Jesús Molina estuvo a punto de cerrar la pinza para convertir el que hubiera sido el gol del triunfo.

Luis Zubeldía mandó a la cancha a Javier Orozco, Ulises Dávila y en los últimos segundos del encuentro a Diego de Buen, ninguno pudo marcar diferencias en la cancha, a pesar de que el “Chuletita” tuvo bastantes minutos para poder hacerlo.

Ahora los Guerreros tendrán que enfocarse en hacer un partido de vuelta inteligente y tratar de marcar la diferencia en casa con su afición y ganar el partido para poder acceder a las semifinales del certamen de la Confederación.

Miguel Moreno | Twitter @miguelhommie7

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx