Santos Laguna, en los torneos cortos ha podido lograr solamente en un par de ocasiones el terminar como líder de la competencia. Una de ellas fue en el apertura 2007. Los guerreros venían de un torneo previo en el cual pudieron salvarse del descenso con una reestructurada plantilla de jugadores de mucha calidad, además de acceder al repechaje y posteriormente disputar los cuartos de final de liguilla, en los que fueron eliminados por el Pachuca. Para el torneo de Apertura, se concretó del fichaje de un joven ecuatoriano que venía dando destellos de gran futbol tanto en su club como en la selección, Christian Benítez. Quien a la postre se convertiría en un estandarte y pieza clave en el club lagunero y en ídolo de multitudes tanto en México como en Ecuador.

A la escuadra de la Comarca le tocó el turno de visitar la cancha del Nemesio Diez, apenas en la jornada 2 del campeonato. Siendo históricamente una de las canchas más complicadas para los albiverdes, en la cual desafortunadamente han perdido también dos finales. Santos venía de un triunfo en casa en la primera fecha tras vencer dos por cero al Cruz Azul, por lo que iba en busca de su segunda victoria al hilo.

El partido comenzaba con ciertas insinuaciones del cuadro local por conducto de Carlos Esquivel y Antonio Naelson, así como un disparo que no supo aprovechar el ofensivo escarlata Christian Gimenez. Pero los laguneros rápidamente se establecieron en el terreno de juego y poco a poco fueron mostrando superioridad en el partido. Incorporaciones por las bandas tanto de Edgar Castillo por la izquierda, como de Iván Estrada por la derecha, vislumbraban una de las tantas cualidades de la plantilla dirigida por Daniel Guzmán.

Minutos antes de la finalización del primer tiempo, Daniel Ludueña tomaría la pelota en los linderos del área rival con una marca pegajosa por parte de los Diablos, pero saco la genialidad y con un “taquito” sirvió al ecuatoriano Benítez para que se enfilara al arco de Cristante, y tras un recorte al defensa rival, cruzaría la pelota con un potente disparo de zurda para dejar sin opciones al guardameta choricero y abrir el marcador al 42.

Parecía que el cuadro santista se conformaría con irse arriba en el marcador al descanso, pero no les bastó y  al minuto 45 aumentó la ventaja a 2 goles a 0, con un golazo del “Chato” Rodríguez, quien prendió el esférico de volea, tras una atajada del portero argentino.

Para el complemento, el equipo escarlata buscaría a como diera lugar el gol que les acercará en la pizarra para meterse en el encuentro, y así fue que al minuto 59 lograrían el descuento, obra del mediocampista Ariel Rosada, tras un disparo colocado desde afuera del área , que terminó incrustándose en el lado izquierdo de la portería defendida por Oswaldo Sánchez.

Poco duro el gusto de querer empatar el partido, ya que al minuto 71 los Guerreros dictarían sentencia condenatoria al marcar el 3 goles a 1, desde el manchón penal, con autoría de Daniel Ludueña, quien había recibido el mismo la infracción dentro del área.

Los visitantes siempre mostraron mejor futbol y llegadas más interesantes hacía el rival, que a pesar de ser local, nunca pudo sacarle provecho a esa condición. A 10 minutos del final, los Diablos se acercaron con un gol de cabeza que conectó Antonio Naelson, a pase de Carlos Esquivel, pero de poco sirvió ya que Santos lograría su segundo triunfo de forma consecutiva en el arranque de torneo.

El equipo de la Comarca terminaría ese torneo con un total de 38 puntos, la máxima cantidad de unidades conseguida para el club en un torneo corto, en el cual tuvo 11 victorias, 5 empates y un solo descalabro en 17 partidos disputados. Además de ser la mejor ofensiva con 40 tantos anotados. Sin duda alguna, el comienzo del “súper” Santos fue en el infierno….

¡¡Hasta Luego nos leemos Guerreros!!

Miguel Moreno | Twitter @miguel_hommie7

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx

Fotografía