Santos Laguna y la Máquina del Cruz Azul han sido grandes protagonistas en los últimos años en el Fútbol Mexicano, y también han sido invitados recurrentes a los partidos por la disputa del título, en los cuales tienen una situación en común que ha sido el fallar en los momentos claves y no poder consagrarse como campeones en algunas de las finales que han disputado. Y que en el caso del equipo capitalino, mantienen una sequía de casi 20 años sin conseguir el anhelado campeonato de liga.

Estos dos clubes ya se han enfrentado en una final del balompié nacional, fue en el Clausura 2008 cuando se midieron en la instancia definitiva, en la que los Guerreros llegaban con un poco más de posibilidades de llevarse el trofeo por el buen futbol que venían desplegando al haber eliminado a los Rayados de Monterey en la semifinal,y tras un torneo en el cual terminaron sublíderes de la competencia, y un semestre anterior habían sido los superlíderesdel certamen.

El partido de ida se disputó en la cancha del Estadio Azul en la capital del país, siendo un gran escenario con un lleno total que vislumbraba una perfecta noche de fútbol.

Los dos equipos mandaban a sus mejores hombres a la cancha. Por parte del cuadro local presentaban como referentes al experimentado Torrado, al seleccionado paraguayo Riveros y al en ese entonces promesa del conjunto azul, Cesar Villaluz. Del lado del equipo de la Comarca, la seguridad que brindaba Oswaldo Sánchez en el arco, Fernando Ortiz en la central, Edgar Castillo y su rapidez por la banda izquierda, y sobre todo el gran medio campo y ofensiva que presentaba con Walter Jiménez, Fernando Arce, Ludueña, Vuoso y Benítez. Realmente era un equipo plagado de calidad.

El partido comenzaba con insinuaciones de las dos escuadras, que rápidamente buscaban el gol que los pusiera adelante en la serie. Y el primero en conseguirlo fueron los cementeros al minuto 16, cuando Vigneri recibió dentro del área de espaldas al arco y en lugar de buscar darse la vuelta como fuera, tocó hacia la derecha donde Bonet controló, le dio tiempoa la jugada y centró perfecto para que el mismo Vigneri, ya en el borde del área chica, cabeceara perfecto al ángulo más lejano para el 1-0.

La Máquina siguió intentando con muchas variantes al frente, en busca del segundo gol que ya les generará mucha mayor confianza en el manejo del partido, y a pesar de tener algunas oportunidades no lograron concretar sus arribos a la cabaña de Sánchez.

Para el segundo tiempo, Santos comenzó con la idea de buscar acomodarse en territorio rival con la pelota para tratar de encontrar el tanto de la igualada, al igual que se buscaba tener un mayor aprovechamiento de los huecos que dejaba la zaga celeste con la picardía y habilidad de los delanteros santistas. Y no fue hasta el minuto 60 cuando Ludueña tomó la pelota en tres cuartos de cancha, tocó para Benítez que en la esquina izquierda del área grande controló y tocó a la llegada de atrás de Arce que prendió la pelota como venía, para marcar un golazo con disparo muy potente, dejando sin opciones a Yosgart, para el 1-1.

Los minutos corrían y parecía que el duelo terminaría empatado, pero al minuto 85 los laguneros encontraron por fin la jugada que esperaban y en un contragolpe lograron el segundo tanto que les otorgó la ventaja en el marcador, con una grandísima jugada del ecuatoriano Benítez que tomo la pelota por la franja de la izquierda y recorto hacía adentro llevándose a dos adversarios para después sacar un zapatazo al primer poste, un auténtico golazo.

Así fue como Santos Laguna, dio el primer gran paso rumbo a la tercera estrella. Que posteriormente consolidaría jugando en casa, en el histórico Estadio Corona.

Gracias por leerme Guerreros!

Miguel Moreno | Twitter @miguelhommie7

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx