Santos Laguna se medirá a los Tuzos del Pachuca este próximo jueves en punto de las 19:00 horas en el “Templo del Desierto”, en duelo correspondiente al partido de ida de los Cuartos de Final de la Liga MX.

Estos dos equipos han tenido algunos enfrentamientos previos en etapa de eliminación directa, en la que destaca una final del Futbol Mexicano en el año 2001, pero también se han visto las caras en una semifinal en el 2014, y en una serie de Cuartos de Final, en el Clausura 2007. Aunque pareciera que aquellos encuentros de Cuartos de Final no tienen tanta relevancia en el aficionado santista, quizá porque no recuerdan que los Guerreros venían de librar el descenso semanas atrás, y de avanzar a la liguilla tras vencer al San Luis en el ya desaparecido, “repechaje”. Todo ello conseguido con esfuerzo y con la unión de un gran equipo, que tras permanecer en Primera División, no tenía nada que perder y todo que ganar tras haberse instalado en la “Fiesta grande” del campeonato mexicano.

El rival en la liguilla era nada más y nada menos que el superlíder Pachuca, una escuadra que logró sumar 39 unidades en el torneo, que venía de una serie de torneos con buenos resultados, títulos de liga y la obtención de la Copa Sudamericana apenas 4 meses atrás. Sin duda alguna una difícil prueba para los entonces dirigidos por Daniel Guzmán.

Pero los Laguneros demostraron que las estadísticas no contaban a la hora de salir a la cancha y trataron en todo momento, en los dos duelos de la eliminatoria, de darle un susto al equipo hidalguense y lograr el pase a la siguiente ronda.

En el partido de ida disputado en el Estadio Corona, los laguneros comenzaron perdiendo el partido, con un gol del ex santista Gabriel Caballero que saco un potente disparo de larga distancia que se coló a la portería de Oswaldo Sánchez al 9’. Pero minutos más tarde, el cuadro albiverde empataría el marcador por conducto del delantero brasileño Eliomar Marcón, que definió de gran manera sin mucho ángulo de tiro, al poste izquierdo del guardameta Calero.  Así concluyó el partido con las esperanzas intactas de Santos, y con un Pachuca que parecía volteaba a ver de reojo la famosa maldición del superlíder.

Ya en el partido de vuelta, en el Estadio Hidalgo, los Guerreros salían a la cancha con la intención de hacer un partido ordenado y en alguna jugada poder encontrar el tanto del triunfo. Así fue que el partido se fue haciendo largo, muy parejo, con algunas oportunidades de los dos bandos que no podían ser concretadas. Hasta que al minuto 62 Fernando Salazar abrió el cerrojo lagunero, para poner arriba al equipo de la Bella Airosa. Ni el gol de los Tuzos logró que los albiverdes cedieran en la búsqueda del pase, y rápidamente marcaron el tanto de la igualada al 66’, obra de Walter “Lorito” Jiménez, que enmudeció y puso a sudar frio a toda la afición local.

A pesar de tener un hombre de menos por la expulsión de Carlos Cariño, los Guerreros se acercaban con peligro al arco de Miguel Calero y parecía posible el milagro. Aunque finalmente los minutos pasaron y el partido finalizó 1-1 nuevamente. Pachuca avanzó a las semifinales con el reglamento en la mano, Santos Laguna se iba a casa, pero con la cara al sol, porque el esfuerzo guerrero puso a sufrir al “Súper Pachuca”….

Gracias por leerme Guerreros, nos vemos en el Estadio!

#UnidosVamosXLa6loria

Miguel | Moreno Moreno Twitter @miguelhommie7

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx