El día de hoy arrancamos esta sección rememorando el encuentro entre santos laguna y los rojinegros del atlas, partido llevado a cabo en el antiguo estadio corona, templo de mil batallas, coloso de las Carolinas. El partido se llevó a cabo el 13 de abril del 2008, corría la jornada 14 y en punto de las cuatro de la tarde, los equipos saltaban a la cancha. En las tribunas el ambiente era inmejorable, estadio lleno y un sonido estruendoso daba la bienvenida al equipo de casa que esa tarde brindaría una goleada que quedaría guardada en la memoria de los aficionados guerreros. Recuerdo el camino rumbo al estadio, cruzando la Avenida Avila Camacho, esa arteria vial que los domingos se convertía en un río color verde desde cuatro caminos y hasta la rotonda del Papa. Los autos iban llenos de aficionados guerreros que orgullosos portaban los colores de santos, en los parlantes el radio, con la previa del partido.

Aquella tarde santos inauguró el marcador al minuto 26 con un gol de penal cobrado por el inolvidable toro de las pampas: Vicente Jose Matias Vuoso. Dos minutos despues, en una descolgada a base de potencia, Christian Benitez se quitaba a rivales a diestra y siniestra para anotar el segundo gol guerrero. El partido bajó un poco de ritmo y no fue sino hasta el segundo tiempo, cuando a pase de Edgar Castillo, Matias Vuoso controló el balón y de derecha remató hacia el rincón de la portería atlista y después festejar con aquel bailecito que se hizo inmortal para poner el marcador 3-0 en el minuto 18. Nueve minutos mas tarde, el eterno Matias Vuoso nuevamente anotó al recibir un pase a media altura, matar la pelota con el pecho y rematar de pierna zurda desde los linderos del área a primer poste para anotar lo que sería su hat-trick y el 4-0. Al minuto 29 el atlas mandó a guardar la pelota al fondo de las redes, en un remate de cabeza de De León, festejando así, un puñado de aficionados rojinegros que hicieron el viaje hasta Torreón.
El quinto gol de santos lo hizo Benitez al 34′ luego de un centro razo al área que el arquero atlista rechazó y le quedo a Christian que con pierna derecha y de media vuelta puso el 5-1 en el marcador.
El ultimo gol tiene dosis extra de nostalgia, pues fue una triangulación entre santistas que brindaron muchas alegrías a la afición verdiblanca; Benitez brindó pase a Vuoso y este de taquito dejó sólo a Oribe Peralta para rematar y ponerle el ultimo clavo al ataúd en el 42′. El marcador final 6-1, la algarabía en el estadio era espectacular y al final los aficionados regresaron a casa con una sonrisa, pensando en el arranque de una semana laboral más, pero con la alegría de haber gritado seis veces gol y de haber visto a aquellos tremendos guerreros, brindarse al máximo y dando una cátedra de buen fútbol.

Martín Solís | Twitter @martin230

Contacto  | pasion.guerrera@invicto.mx