En la primera aportación de esta sección el viernes pasado, rememoramos el poema de gol que le hizo ‘el turco’ Apud al atlas, esquivando rivales y definiendo de manera magistral por encima del cancerbero rojinegro. Hoy, el rival es el mismo pero en diferente fecha. Este poema de gol fue el domingo 17 de abril de 1994 en el antiguo Estadio Corona.
Se jugaba el pase a semifinal, durante el partido de ida, los Rojinegros habían ganado por 1-0 en el Estadio Jalisco, en el de vuelta santos laguna ganó 3-1, global 3-2, avanzando por primera vez en la historia a esa instancia y naciendo la tan apreciada santosmanía entre los aficionados albiverdes.

El golazo se dió en la portería sur durante el segundo tiempo,cuando el rojinegro Martín Vázquez provocó una falta sobre Ramón Ramírez afuera del área. Inverosímil pensar en un gol desde esa distancia, sin embargo pasó, y se llevó a cabo en una jugada a dos toques, el inolvidable Richard Zambrano eleva el esférico y ‘el ruso’ Adomaitis lo patea de elegante volea, pasando entre las piernas de un jugador atlista, quien se había adelantado de la barrera y saltó en un intento por tapar el disparo de aquel argentino de dorada cabellera, pero el esférico a gran velocidad se anidó en el ángulo superior derecho de la portería defendida por el entonces novato y ahora guerrero inmortal Oswaldo Sánchez.

El estadio a reventar, explotó en jubilo, pues acababan de ser testigos de un tremendo gol que pasaría a la historia del club santos laguna. Héctor ‘el ruso’ Adomaitis, enfebrecido por la emoción, fue a celebrar su poema de gol con la afición, colgándose de la malla ciclónica y haciendo comunión con aquellos que orgullosos portaban la camiseta guerrera. No cabe duda que poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces.

¡¡Gracias por leerme!!

Martín Solís | Twitter @marti230

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx