Tuvieron que pasar 9 años y 9 meses para que los tiburones rojos vencieran a santos en condición de local.

El partido tuvo inicio con una cálida temperatura y una humedad del 78%, en punto de las nueve de la noche, los equipos saltaron a la cancha del Luis ‘pirata’ Fuente. Durante los primeros minutos del primer tiempo, santos tuvo la iniciativa por conducto del uruguayo Jonathan Rodríguez que desde el arranque mostró más enjundia que efectividad, tras un par de disparos que no metieron en apuros al portero del Veracruz, Pedro Gallese. Por parte de los tiburones en el minuto 10 tuvieron la primera llegada con un disparo desviado por encima de la cabaña resguardada por Marchesín. El gol de los escualos cayó en el minuto 18, cuando luego de un centro al corazón del área, Diego De Buen rechazó de mal manera el balón, descuido que aprovechó Gabriel Peñalba y tras un machucado remate, venció al arquero Marchesín.

En el minuto 31, Villafaña saca el esférico en la raya tras un remate del colombiano Pérez. El primer cambio de los guerreros fue en el minuto 33 donde ingresó Álvarez y salió Abella. El partido estuvo lleno de imprecisiones por ambos bandos con llegadas tibias sin problema para los guardametas, hasta el minuto 35 cuando Jonathan Rodríguez disparó a balón parado con parte interna y casi anota un golazo, pero el portero Gallese voló por los aires y mando el disparo a tiro de esquina.
Para la parte complementaria, el equipo lagunero saltó a la cancha del “Pirata” Fuente con la intención de emparejar los cartones en el partido pero que desafortunadamente no pudo lograr su cometido en los últimos 45 minutos.

 A pesar de los cambios que se suscitaron, al tener a Ulises Dávila y Martin Bravo como elementos de recambio, no pudieron generar opciones de peligro considerable a la cabaña de Gallese. Desapercibidos pasaron por la cancha veracruzana jugadores como Bryan Rabello, y Emiliano Armenteros.

 Éste último aún sin poder encontrar su posición ideal dentro del terreno de juego. Ya en los últimos minutos del cotejo, el delantero jarocho, Juan Pérez tomo la pelota en el sector derecho de la media cancha y así, a toda velocidad supero fácilmente la marca de Armenteros que quedó fundido físicamente. Pérez se enfiló al arco de Marchesín, para después hacer un quiebre a su izquierda y el arquero santista optó por hacerle un pequeño toque para que no pudiera definir, así concretándose la pena máxima favorable al equipo local.

La oportunidad inmejorable no la dejó pasar Gabriel Peñalba quién engañó con un disparo a la derecha de Marchesín, que recostó hacia su lado izquierdo, para así poner el marcador final de dos goles a cero. Con este resultado los Guerreros se mantienen aún sin ganar en el Torneo con 1 punto de 6 posibles.

Miguel Moreno |Twitter @miguelhommie7

Martín Solís | Twitter @martin230

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx

Fotografía | mexsport