Después de semanas en vilo para los aficionados de Santos, al fin se terminó toda incertidumbre; Agustín Marchesín se queda en Torreón. Y es que fueron días de declaraciones del jugador para medios argentinos, para medios laguneros y un notable silencio por parte del club Santos, que fue roto apenas la semana pasada con las declaraciones de Alejandro Irarragorri.

Una vorágine de sentimientos de los aficionados se hizo notar a través de las redes sociales. Por un lado, quienes crucificaron a la directiva por haberle negado la extensión de contrato al arquero argentino, después por las declaraciones de Agustín al mencionar que se quería quedar mucho tiempo en santos, aunque también a medios argentinos dijo que le encantaría atajar en boca; y por ultimo el descontento y el enojo al enterarse el aficionado por diversos medios de comunicación, que el guardameta pasaría a boca juniors, y es que a pesar de dimes y diretes, lo cierto es que si existió un preacuerdo, mismo que fue desechado por la directiva argentina que ahora tendrá que responder ante la FIFA, pues santos ha hecho la denuncia por el lamentable manejo de toda la situación que ha generado daños y desestabilidad contractual con el jugador.

Ahora se espera que las nubes de la duda despejen los cielos albiverdes y como dijo el propio Marchesín: ‘esto es una nueva bienvenida’, para el bien del clima interno del plantel, que pasa por un bache en el actual torneo. Era entendible amable lector, que el jugador haya deseado defender la camiseta a la cual es aficionado, en su ciudad, su país, con su familia y amigos, pero sobretodo cerca de su selección. A un arquero joven lo mueven este tipo de oportunidades, muchas veces sacrificando su sueldo, pues por todos es bien sabido que el futbolista argentino generalmente es muy apasionado.

Lo que si es un hecho, y no está en tela de juicio, es la entrega, el profesionalismo y el ejemplo que Marchesín pone dentro del campo de juego. Es un privilegio tener en nuestra portería a uno de los mejores del continente en su posición. A darle pues vuelta a la pagina y ahora a apoyar a los guerreros en el estadio, pues el próximo rival llega ávido de puntos y es necesario sumar de a tres para el mejoramiento del estado anímico del equipo, la reconciliación con la afición y el punto final a la novela Marchesín.

Martín Solis. / @martin230

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx