La debacle de Santos ha venido a causar cierto descontento a los aficionados, sobre todo en las redes sociales. Tengo que hacer énfasis en este tema, debido a que desde mi punto de vista hay tres aficiones: la de las redes sociales; los más en este triduo. Se dedican a desprestigiar a jugadores, reparten pesimismo y pareciera que hacen catarsis a través de un monitor.
No niego que existen comentarios positivos, pero si revisamos en diversas cuentas de medios de comunicación, así como del mismo Santos en facebook, veremos que son mayoría los reventadores. La segunda afición es la que va al estadio, es la que menos le reprocho, pues las entradas en el TSM han sido mas que aceptables.
No pidamos la algarabía que había en el antiguo estadio, ese entorno hóstil para el rival, murió hace unos años junto con el inmueble de las Carolinas. Y la tercera y ultima, la mas dañina, la mas mediocre, es la de los que aparecen sólo cuando el equipo va bien en la tabla, la que se aparece abarrotando las taquillas en liguilla, la que sigue modas, la que combate el tedio con alcohol y la excusa es ver un partido de Santos. Quizá ustedes me dirán que estoy loco, pero siento son tres los tipos de aficiones en la Comarca. No hay unión entre la afición, no hay unión entre las barras, hay unión en el equipo?
Y entonces a partir de esta ultima cuestión, desarrollo el título de esta publicación. Me pregunto si tienen idea, y no precisamente me refiero a lo futbolístico, eso ha quedado claro que desde el banquillo no la hay.
Dirán los reventadores que los jugadores son los que no tienen idea, pero les recuerdo que ellos siguen indicaciones, ocupan puestos que les asigna el director técnico, es evidente la incomodidad de varios en la cancha, pero solo están cumpliendo con su trabajo, el jugador quiere estar si o si dentro del campo.
¿Acaso tienen idea de donde están parados, la institución a la cual pertenecen, el país en donde están dirigiendo, la infraestructura que cuenta el club, la historia, el abolengo, la afición fiel, la ciudad? ¿Acaso tienen idea de todo lo que representa el Santos Laguna para la región, para el norte del país? Estas interrogantes van dirigidas al cuerpo técnico actual del equipo.
Santos no es quilmes, no es lanus, godoy cruz, no es liga de Quito, no es jaguares. Santos Laguna es un equipo que ha sido protagonista en estos últimos 20 años, una institución ejemplar, de prestigio.

¿ Conocerán Zubeldía y compañía, la frase ‘poco tiempo mucha historia’? La unión del equipo nace desde el líder, desde el que toma las decisiones, desde el director técnico.
El discurso constante del entrenador, primero ha sido la partida de Diego Gonzalez, de Renteria, que si el equipo se tiene que adaptar, que si no hay alguien para la banda derecha, que si los lesionados, que si los refuerzos se están acoplando. Le doy algo de razón en el sentido de la adaptación, aunque se supone que el futbolista es profesional.

”Solo triunfa en el mundo quien se levanta y busca a las circunstancias, creándolas si no las encuentra”.
Frase de George Bernard Shaw.

Las justificaciones agonizan para el entrenador argentino. Han avanzado las jornadas, más los partidos de la copa. Los refuerzos tienen que ocupar los puestos que les corresponden, el delantero tiene que dejar de ser el llanero solitario, las excusas tienen que concluir, por el bien del equipo que los laguneros valoran y quieren, por el buen clima interno del plantel. Por volver a ser lo que hoy es nostalgia.

 

 

 

Martín Solís./ @martin230