La verdadera afición de los verde y blancos recuerda con nostalgia las tardes gloriosas en el antiguo Estadio Corona, y desde que el TSM abrió sus puertas siempre se ha hecho la comparativa de que el ambiente en el nuevo inmueble, no le llegaba ni al 1% de la vibra que se hacía sentir en el ya extinto Coloso de las Carolinas.

Son contadas las veces, y básicamente en finales, en donde la afición que se daba cita en el estadio, hacía pesar la localía del equipo, y son muchas las causas que la gente atribuye el ambiente se sienta de manera diferente. Pero como dicen por ahí; “Lo bueno casi no se cuenta…”, por eso hago referencia a lo siguiente:

El día de ayer, la sinergia que se vivió en el Corona fue impresionante, claro está que la gente estaba habida por regresar a un juego, pero a pesar de que hubo altibajos en el ritmo del partido, la afición no dejó de alentar a los Guerreros, que en esta ocasión respondió desde temprano en el marcador.

Quizá arriesgarnos a decir que revivió el Corona es demasiado, porque sólo va un juego de la temporada, sin embargo, es de resaltar que el estadio se llenó, se vivió un festejo increíble en cada uno de los goles, se abucheó al rival cuando tocaba el balón, la ola dio la vuelta al estadio que simplemente se vistió de verde la tribuna y nos hizo recordar que la Casa del Dolor Ajeno, aún vive y puede revivir cada domingo.

Dana Ríos | TWITTER @DaniitaR

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx

Fotografía |