Batalla interminable de verdaderos guerreros fue lo vivido aquel 14 de noviembre de 2014. Se jugaba la final de la Copa MX entre Santos Laguna y Club Puebla. Un partido que se vivió al máximo, a lo que siempre nos tienen acostumbrados los guerreros. No bastaron 90 minutos para definir el partido, se necesitaba de buena puntería, un portero que se convirtiera en héroe y de mucha, pero mucha suerte.

El partido tuvo como escenario al Territorio Santos Modelo, y fue testigo de ver coronarse a su equipo. Santos salió a la cancha con sus mejores hombres: González; Alanís, Izquierdoz, Abella, Aldrete, Salinas, Rodríguez, Rentería, Tavares, Quintero y Orozco fueron los elegidos por Pedro Caixinha para obtener el triunfo.

Rentería fue el hombre que abriría el marcador, pero de inmediato, Puebla empató. Los de la Angelópolis se vieron afectados por la expulsión de uno de sus hombres, y los de la Comarca aprovecharon esa situación; Néstor Calderón marcaba el segundo y el que parecía el definitivo. Sin embargo, Puebla no se dejó vencer y empató al 89’ para obligar a los locales a definir el partido en la tanda de penales.

La suerte no pudo ser mejor, Santos no falló ningún penal, y Julio González, el guardameta se convirtió en héroe al atajar el penal de uno de los jugadores poblanos. Rodríguez, Alanís, Tavares y Calderón fueron los encargados de marcar desde los 11 pasos.

Sineli Santos | Twitter @SineliSantos

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx