El partido con el que daría inicio la Jornada 10 de la Liga MX dio una sorpresa inesperada: los árbitros se negaban rotundamente a pitar los partidos programados luego de dar a conocer las sanciones correspondientes a Pablo Aguilar y Enrique Triverio. El Veracruz vs Puebla, fue el primer partido cancelado ante la negación del árbitro central, Luis Enrique Santander, quién abandonó el Luis “Pirata” Fuente como solidarización ante los acontecimientos sucedidos en la Copa MX.

A mitad de semana, los árbitros que mantuvieron a su cargo los partidos de Copa MX, fueron agredidos de manera verbal y física por Pablo Aguilar, jugador del América, y el Director Deportivo del mismo Club, Ricardo Peláez. En el caso de Toluca, fue Enrique Triverio quien se fue a las agresiones verbales al punto de llegar casi a los golpes. Las sanciones fueron 10 partidos de suspensión para Aguilar, 8 para Triverio y una cantidad económica para Peláez.

Las constantes faltas de respeto hacia la autoridad que modera los partidos de fútbol no es un tema reciente, jugadores extranjeros y de élite, abusan en muchas ocasiones de su posición para poner en aprietos a los silbantes, quienes intentan dialogar y mantenerse al margen de la situación, el problema es que dejan de representar jerarquía al permitir abusos de los futbolistas.

El problema que hoy se presenta es una alerta a la Federación Mexicana de Fútbol, a la Liga MX, es momento de que se comience a capacitar de manera adecuada al cuerpo arbitral, que se den las sanciones adecuadas y correspondientes por los actos y no por el nombre del club o futbolista, es un llamado para que en México se comience a mejor el fútbol.

Sineli Santos | Twitter @SineliSantos

Contacto | pasion.guerrera@invicto.mx