En el cierre de la jornada 4, Santos Laguna rescató el empate en los últimos minutos de juego ante los Tiburones.
Con el orgullo renovado, los locales salieron a disputar cada balón como si fuera el último de la tierra, y anticipándose a las jugadas, fue el amo del esférico el mayor tiempo del encuentro.
En balón parado, Diego Chávez aprovechó para marcar el gol que le daba esperanza a su equipo de tener su primera victoria en el torneo, sin embargo, Veracruz se condenaría solo.
A minitos de acabar el partido, el silbante señaló la pena máxima a favor de los Guerreros, y aumentando su cuota goleadora; Djaniny Tavares convirtió el gol que le daría el tanto del empate a su equipo.
El cuadro de Siboldi tendrá que trabajar demasiado si quiere seguir dando de que hablar en la Liga.

Dana Ríos @Twitter
pasion.guerrera@invicto.mx