Cuando se piensa en la vida de un futbolista, las excentricidades llegan a la mente, pero si hablamos de Brian Lozano, es importante saber que luego de un arranque duro para convertirse en profesional, ahora es Campeón del balompié mexicano.
Lozano llegó a Santos Laguna en el 2017, sin embargo ya había tenido un paso en México, gracias al América. Al comienzo, fue difícil ganarse un lugar en el once, sin embargo, ahora es pieza clave en el esquema de los Campeones.
Innegablemente, y en conjunto con algunos de sus compañeros, fue pieza clave para la obtención de la sexta estrella. El Uruguayo es de los futbolistas que siempre corren; él defiende cada balón como el último, ayuda en la recuperación del esférico y sobretodo va hacia adelante con singular desfachatez al rival, pues sin importar quien esté adelante hace lo que sabe, se anima a disparar a distancia del arco y gracias a lo educado de sus píes, también hemos visto goles a balón parado.
Gracias a la dedicación y a la garra mostrada dentro de la cancha, “El Huevo”, se ha hecho acreedor al mote de Guerrero en toda la exención de la palabra, y por ende, de los más queridos por la afición.
Para cualquier futbolista, es un sueño ser convocado a la selección nacional de su país, y sin duda, y con el nivel que muestra partido a partido, este honor pronto será retribuido nuevamente para Lozano, quien espera que a título personal, el bebé que acaba de llegar, traiga torta bajo el brazo.
Dana Ríos | Twitter @DaniitaR
pasion.guerrera@invicto.mx